Cambios en tu dieta

Escrito el 21/04/2015 - 9:29am Por Diego Carrasco

DIETA

“Y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud. Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo;  y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no. Más en el sexto día prepararán para guardar el doble de lo que suelen recoger cada día”. (Éxodo 16:3 al 5)

Israel, un pueblo muy especial, una nación sobre la que Dios había decidido posar sus ojos, un pueblo marcado y elegido no solo para ser bendecido sino para ser de bendición a otros pueblos y naciones sobre toda la tierra.

Israel nos representa de manera fehaciente a ti y a mí, es una muestra clara de cómo solemos actuar cuando no entendemos el plan de Dios para nuestras vidas, y en este artículo intentaré compartir algunas enseñanzas que nos puedan ayudar en nuestra relación con el Creador, y de esa forma, dejar de ser desnutridos espiritualmente hablando.

Entendiendo que la desnutrición es un mal que afecta a miles de personas en el mundo, especialmente niños, con todo respeto intentaré hacer un paralelismo con la realidad espiritual que viven también miles de personas en el mundo.

Israel vivió quejándose de lo que recibía de parte de Dios, en este caso era la comida. Prefería comer lo que Egipto le daba en esclavitud y no recibir lo que Dios mismo le enviaba para su alimentación. No estaban muriendo de hambre, sino que la dieta había sido cambiada.

¡Que interesante es saber y entender que Dios puede estar dándonos lo mejor, y nosotros estar desnutridos o muriendo de hambre por no aceptar su alimentación!

¿Qué es la DESNUTRICIÓN? Veamos la siguiente definición. “Es una enfermedad causada por una dieta inapropiada hipocalórica e hipo proteica. También puede ser causada por mala absorción de nutrientes como en la celiaquía. Tiene influencia en los factores sociales, psiquiátricos o simplemente patológicos. Ocurre principalmente entre individuos de bajos recursos y principalmente en niños de países subdesarrollados”.

Veamos lo siguiente. La definición anterior nos dice que la desnutrición es una enfermedad causada por una dieta inapropiada, es decir, quien se enferma o quien padece este problema lo sufre por causa de una dieta que no es la correcta. Es una dieta que no contiene los nutrientes necesarios para el desarrollo correcto de la persona. Entonces aquí me surgen varias preguntas para que juntos podamos reflexionar. Presta atención…

¿Qué es lo que estamos consumiendo? ¿Es una dieta espiritual apropiada para nuestro correcto desarrollo? ¿Tiene esa dieta los nutrientes necesarios que nos permitirán alcanzar madurez? Y podríamos agregar varias preguntas más…

Si tu dieta se compone de programas de televisión que fomentan la sensualidad y sexualidad sin importar cómo, dónde, cuándo, con quien, etc, si lo que lees es inapropiado, si lo que escuchas tiene doble sentido (probablemente lo que hables también será igual) entonces déjame decirte que los nutrientes que estás incorporando a tu dieta espiritual no son los apropiados.

Cuando no obedecemos a Dios y sus mandatos, cuando dejamos de orar y leer su Palabra sistemáticamente, cuando pecamos y no arreglamos la situación, etc, es cuando se produce una Malnutrición.

¿Qué es o qué significa? Significa que existe una deficiencia, exceso o desbalance en la ingesta de uno o varios nutrientes que el cuerpo necesita (ejemplo: vitaminas, hierro, yodo, calorías, entre otros).

La Malnutrición también existe en la vida espiritual. ¿Cómo saberlo? Cuando solo consumimos un tipo de mensajes que nos interesa en demasía, pero no escuchamos aquellos que nos exhortan a, por ejemplo, cambiar, ordenarnos, etc.

Nos gusta escuchar aquellos mensajes que hablan de conquistar, de que nuestros sueños se harán realidad, que Dios nos va a prosperar, etc, pero no consumimos, o lo hacemos en menor cantidad, aquellos mensajes que nos dicen que debemos perdonar, que debemos hablar la verdad y desechar la mentira, no “ingerimos” aquellas palabras que nos exhortan a cambiar, más bien, las dejamos de lado. Y debemos saber que la Desnutrición al igual que la Malnutrición genera problemas en nuestro desarrollo como individuos, y por supuesto, como Iglesia.

¿Por qué la Iglesia, que es el Cuerpo de Cristo, no se ha desarrollado en plenitud aún? Porque quizá la dieta la hemos elegido nosotros y se han producido desbalances en aquello que consumimos, dejando de lado la dieta que ya ha sido preparada, elaborada y puesta a disposición para nuestro correcto crecimiento.

Mi querido amigo, la desnutrición espiritual produce retrasos en el crecimiento a nivel físico, intelectual, emocional, social, etc, y eso afecta la función que como Cuerpo de Cristo debemos cumplir. Meditemos, oremos y trabajemos para que esta realidad cambie.

¡Que tengas un día híper bendecido!

 

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, Acompañante Terapéutico, Profesor de Música y Defensor de la Vida. Casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.