Estás viendo las publicaciones de la categoría ‘Aliento de Vida’

Publicado el 15/03/2017 - 9:42pm Por Diego Carrasco
#0

A veces me he encontrado con chicos que buscan encontrar a su pareja, y vienen a charlar conmigo, desilusionados de todo y de todos. “He hecho de todo, he orado, he buscado, y no ha pasado nada”, dicen con un dejo de tristeza y resignación. Aquí quisiera regalarte otra perlita, que al menos a mí me sirvió para dar con la mujer de mis sueños, esa por la que pedí a Dios, y que en el momento...

“De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven”. Job 42:5 Reina-Valera 1960 (RVR1960) Cuando se busca a Dios, muchas veces no le conocemos como nuestro Señor; Él está por encima de todo, pero a pesar de muchas enseñanzas que describan, quién es, siempre andaremos en el mismo camino. A veces Dios nos muestra señales. Su Palabra es perfecta para guiarnos a su verdadera voluntad,...

“Que te conceda lo que tu corazón desea; que haga que se cumplan todos tus planes”. Salmos 20:4 Para este año las bendiciones de Dios llegarán en el momento menos indicado, aún cuando las cosas no se den, su Palabra seguirá viva y firme para cumplirse. Los percances son obstáculos para que muchos proyectos no se den y, es por eso, que nuestro corazón tiene que aferrarse a los propósitos...

Publicado el 22/12/2016 - 8:35pm Por Diego Carrasco
#0

“Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra”. (San Mateo 2.11) Estamos a pocas horas de volver a celebrar la Navidad, un momento que une de alguna manera a la humanidad. Y que interesante es tomarnos unos minutos para recordar tal evento, un evento que marcó la historia de la...

Publicado el 20/12/2016 - 6:08pm Por Diego Carrasco
#0

“El que habita al abrigo del Altísimo, Morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré. El te librará del lazo del cazador, De la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad. No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, Ni pestilencia que...

Publicado el 24/11/2016 - 9:37pm Por Diego Carrasco
#0

Pasaje: San Juan 15.1 al 5 –“Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco...

Publicado el 17/11/2016 - 12:06pm Por Diego Carrasco
#0

Pasaje: San Juan 15.1 al 5 – “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco...

Publicado el 10/11/2016 - 5:25pm Por Diego Carrasco
#0

  Pasaje. Lucas 10. 38 al 42 “Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues,...

Publicado el 02/11/2016 - 12:41pm Por Diego Carrasco
#0

“Les dijo también una parábola: Nadie corta un pedazo de un vestido nuevo y lo pone en un vestido viejo; pues si lo hace, no solamente rompe el nuevo, sino que el remiendo sacado de él no armoniza con el viejo. Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo romperá los odres y se derramará, y los odres se perderán. Más el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar;...

Pasaje: San Marcos cap. 2. 1 al 12 “Entró Jesús otra vez en Capernaúm después de algunos días; y se oyó que estaba en casa. E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra. Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el...