C’est Fini! (Se Terminó!)

Escrito el 16/07/2018 - 7:10pm Por Diego Carrasco

CEST FINI

Ha culminado hace apenas un par de horas, una nueva edición de la Copa Mundial de Fútbol Rusia 2018, dejando varias observaciones para aquellos que nos apasiona este deporte. Para cerrar esta etapa de publicaciones, donde la idea era combinar espiritualidad y deporte, quisiera dejar o señalar algunas enseñanzas más que creo que nos pueden ayudar en nuestro diario caminar con Dios. Veamos…

1) Trabajo en Equipo. El apóstol Pablo solía citar de manera constante, la importancia del trabajo como cuerpo, y no de manera aislada. El trabajo en equipo es lo que aumenta y garantiza las posibilidades de tener éxito en lo que se emprenda.

Quedó demostrado que todas aquellas selecciones, candidatas desde un inicio a ganar la Copa, fueron quedando en el camino, producto de haber puesto sus esperanzas en solo una persona, y no en el equipo.

¿Resultado final? Aquellas que priorizaron el trabajo colectivo, el trabajo grupal, fueron las que más lejos llegaron. Recuerda esto: Es la suma de grandes talentos puestos al servicio del equipo, lo que desembocará en grandes logros…

2) La importancia de la FLEXIBILIDAD. Es importante tener una estrategia, la planificación no es mala, pero siempre debemos tener un margen para generar, provocar y producir los cambios que sean necesarios para beneficio del equipo y de los objetivos trazados.

Hay estructuras demasiado rígidas en nuestras iglesias, que muchas veces impiden el correcto desarrollo de sus integrantes, entonces los resultados que buscamos nunca llegan, nunca se concretan. Cuando la estrategia no admite modificación alguna, es riesgoso porque los escenarios nunca serán repetidos. Ser Flexibles puede significar entre otras cosas, saber escuchar a quienes nos acompañan en la misión.

Hay tantos egos dando vueltas por ahí, que si las cosas no se hacen “a la manera de…” entonces no participo. Quien sufre las consecuencias de nuestro ego es el equipo, ¡cuidado!

3) Sacrificio y Esfuerzo no se NEGOCIAN. Dicen los sociólogos que, esta es la Generación del Menor Esfuerzo posible. ¡Qué tristeza produce ver personas tan llenas de talento, de capacidades asombrosas, pero que nunca llegan a sus metas, producto del no querer esforzarse, o tan solo conformarse con lo mínimo!

¡Qué decepción es ver personas llenas de posibilidades, que por no querer pagar el precio del Esfuerzo y el Sacrificio, se quedan algo de lo mucho que podrían obtener, si tan solo se determinaran a darlo todo!

El “Esfuérzate y sé valiente” que recibió Josué, próximo a emprender el camino hacia la tierra prometida junto al pueblo, fue un mensaje del cielo, diciéndole algo así como: “Josué, las cosas no serán sencillas, vas a tener que esforzarte y mucho, vas a tener que dejar de lado tus pocas ganas, tu desanimo, tu falta de motivación, si es que acaso deseas conquistar algo en tu vida”.

Mis queridos amigos, en la vida no hay magia, nada llega sin esfuerzo. Los más “espirituales” dirán que Dios nos dará TODO lo que necesitamos, y entiendo por su Palabra que así será, pero eso no significa que debamos dejar de esforzarnos y de pagar los precios correspondientes.

Cuando alguien te hable y te diga que solo con oración lograrás alcanzar tus objetivos, ponle puntos suspensivos a esa afirmación. El esfuerzo y el sacrificio no se negocian, no dejas de esforzarte, Dios necesita, busca y usa hombres y mujeres esforzados al 100%. La oración es una llave que abre las puertas, pero el esfuerzo te llevará a atravesar esas puertas que se abran.

4) Todo Esfuerzo, merece luego una gran celebración… Hoy, toda la Selección Francesa está merecidamente de fiesta, después del esfuerzo y el sacrificio demostrado a lo largo de toda la competencia. Y no solo los seleccionados festejan sino que además se suman a la fiesta, toda la nación.

Tu esfuerzo, tu entrega y sacrificio inspiran a otros, contagian al resto, y cuando los objetivos son alcanzados, desatan en una gran celebración en todo el pueblo. Mis queridos amigos, cuando los objetivos sean alcanzados, celebren junto a los suyos…

Que tengas una excelente semana…!

 

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, Acompañante Terapéutico y Profesor de Música. Casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.