Cinco mentiras graves acerca de los «tres reyes magos»

Escrito el 05/01/2015 - 11:28am Por Alekz Aminadab Mundo

mentiras graves reyes magos

Una de las imágenes más emotivas de cualquier escena navideña es la de los tres reyes magos alrededor del nacimiento de Jesús. Sin embargo, aunque es cierto que estos hombres fueron guiadas para adorar al bebé Jesús tras nacer, las tradiciones se han encargado de fomentar varios errores graves que lamentablemente se han ido pasando por varias generaciones hasta el día de hoy.  A continuación te presento cinco errores graves acerca de los famosos «tres reyes magos»:

1. Nunca fueron reyes.
Por más búsqueda y traducciones que busquemos, la palabra «reyes» no aparece en ninguna parte de la historia en la Biblia, lo que si dice es que eran magos. En este aspecto también se tiene que interpretar correctamente pues no se les llamaba «magos» porque practicaban la magia, sino porque estudiaban tanto la Biblia como la ciencia, específicamente la astronomía. ¡Para identificar la estrella que guiaba al niño Jesús, ellos deberían haber conocido primero la profecía de Números 24.15, Daniel 9.24-27 y Génesis 49! Aunque la infundada idea de que eran reyes fue deducida de Isaías 60.3, no es específica. Mejor aún, si hubieran sido «reyes» muy difícilmente hubieran ido a buscar a un nuevo rey para adorarlo.

2. Nunca fueron 3
Otro error gravísimo es que se ha dicho y difundido que eran 3 magos los que llegaron a adorar a Jesús, pero la Biblia tampoco dice el número exacto de los magos. Lo que sí dice la Biblia en Mateo 2.11 es que ofrecieron tres obsequios a Jesús que eran oro, incienso y mirra. Se ha asumido que cada uno cargaba un obsequio con ellos, pero eso solo es una opinión. Pudieron haber sido 5, 10, incluso 20 o más. Recordemos que iban a adorar a Dios así que tal vez pudo haber sido una cifra mayor de magos. Decir que eran solo tres es solo un número asumido y no exacto.

3. Nunca se supieron sus nombres
Hay una interesante, pero indigna leyenda que dice que los «tres reyes magos» se llamaban Melchor, Gaspar y Baltasar. Sin embargo este es otra mentira pues la Biblia no revela los nombres de los magos. La razón principal por la cual sus nombres quedan anónimos, a pesar de ser muy sabios, es porque lo más importante de todo era a quién iban a adorar y no quiénes estaban adorando. Por eso el nombre que resalta más durante este relato es el de Jesús, los demás nombres salen sobrando.

4. Nunca se supieron sus rasgos físicos
Siguiendo con la leyenda, a los «tres reyes magos» no solo se les dio un nombre, sino hasta se les dio características y rasgos físicos a cada uno. Por ejemplo, se dice que Baltasar era de piel oscura y con barba y que le regaló la mirra a Jesús, que Melchor era el más anciano con barba blanca y que le dio el oro a Jesús e incluso que Gaspar tenía una tez morena y que le dio el incienso a Jesús. La verdad es que no se sabe sus rasgos físicos ni lo que cada quién le dio a Jesús.

5. Nunca llegaron al establo
Creo que de todas las falsedades, esta es donde la mayoría de personas se asombra. Y es que, como mencioné al principio, estamos tan acostumbrados a ver a los «tres reyes magos» alrededor del nacimiento de Jesús en los adornos, pinturas y obras navideñas. Sin embargo, cuando los magos llegaron a adorar a Jesús, ya no lo hicieron en un establo, sino en una casa (Mateo 2.11). Adicionalmente, sabemos que los magos venían del Este, muy seguramente de Persia o de lo que hoy conocemos como Irán. Esto significa que ellos tuvieron que viajar alrededor de 800 a 900 millas (1290 a 1450 kilómetros) para ver al niño Jesús, ¡tomó su tiempo viajar esa distancia en ese tiempo! Jesús ya no era recién nacido  cuando llegaron los magos, sino que tenía un poco menos de dos años de edad.

En conclusión, los magos eran hombres que leían, creían y estudiaban la Palabra de Dios, buscaron a Jesús, lo reconocieron como Rey, se humillaron ante Jesús, obedecieron a Dios antes que al hombre, no eran 3, no se sabe sus nombres, no se conocen sus rasgos físicos, no se sabe cuántos eran, no eran reyes y no llegaron al establo a adorar a Jesús.

Creo que una de las formas más visibles donde las tradiciones y las leyendas tergiversan la verdad es esta de los «tres reyes magos» pues gran parte de las personas no conocen estas mentiras graves. Incluso se inventó la idea que los «3 reyes magos» van y dan regalos para los niños cada 6 de enero, otra mentira más que se suma al enigma dentro de la historia sobre el nacimiento de Jesús.

Si los mismos magos adoraron, celebraron a Jesús y se mantuvieron lo más anónimo posible, ¿por qué celebrar a los «tres reyes magos»?

Un abrazo fuerte,

—Alekz

Acerca del autor

Soñador activo, luchador incansable. Comunicador apasionado en radio, periódico y televisión. Soy persistente y determinado, no me doy por vencido con facilidad. Mi misión es inspirar a una nueva generación de personas a soñar más, luchar más y lograr más. Me encanta el teatro, la naturaleza, la música y la ciencia.