Como arruinarse la vida en 4 pasos

Escrito el 07/10/2014 - 10:02pm Por Diego Carrasco

ARRUINADOS

“También dijo: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.

Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.  Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.

Y volviendo en sí, dijo: !Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra tí. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros”. (San Lucas 15. 11 al 19)

Esta es una de las historias con las que Jesús solía enseñarles a quienes lo escuchaban, y es conocida como la Parábola del Hijo Pródigo.

En ella se nos muestra una historia que en esta ocasión, nos servirá de referencia para lo que deseo compartirles.

Es cierto que vivimos en una época donde todos queremos resultados rápidos, es la Era de lo INSTANTÁNEO, donde no hay tiempo para esperar, donde todo es YA, AHORA, y de repente, nos encontramos con que las publicidades en los medios también nos empujan a buscar lo instantáneo.

“Adelgace en 3 pasos”, “Hágase millonario en 5 pasos”, “Alcance sus sueños en 4 pasos”, etc, y así podríamos enumerar un sinfín de ejemplos. Sucede en nuestro medio evangélico también, en ocasiones solemos escuchar mensajes del calibre tal como: “Sea próspero en x pasos”, “Logre sus metas en x pasos”, etc, etc.

Lo cierto es que, aunque todo eso pueda ser cierto, también suceden cosas contrarias a las que mencioné, es decir, en lugar de ser cosas positivas, son cosas que atentan contra nuestras vidas, trayendo dolor y tristeza.

A través de esta historia pretendo compartirte algunas cosas acerca de cómo una persona puede arruinar su vida haciendo algunas cosas que lo van hundiendo cada vez más.

¿Quieres saber qué es lo que debes hacer para arruinar tu vida? Presta atención a estos 4 puntos.

1) Toma malas decisiones. 2) Malgasta todo lo que tienes. 3) Júntate con gente equivocada. 4) Deja de lado a Dios el Padre.

Dice el texto que el hijo menor de la historia le pidió al padre que le diera la parte de los bienes que le correspondía. Podemos preguntarnos para qué, lo cierto es que aquí comienza una serie de malas decisiones que este hijo empieza a tomar.

La segunda decisión que este joven tomó fue que empezó a juntar sus cosas y luego decide marcharse lejos, a un lugar desconocido completamente por él.

Seguramente convencido de que solo allí podría, emprendió el rumbo. El asunto es que este joven pensó, como muchos jóvenes hoy, que el mundo era demasiado pequeño para él, y que nada podría detener su marcha hacia el éxito.

Mi querido amigo, no te apresures a querer manejar aquello para lo que todavía no estás preparado. Este joven pensó que ya estaba listo para hacerse cargo de su propia vida, y el final de esta historia nos dice todo lo contrario. En la casa de su padre no padecía necesidad, sin embargo prefirió experimentar algo diferente.

No tomes decisiones de las que después tengas que arrepentirte, no te apures, aprende a esperar tu tiempo.

Aprende a administrar aquello que te ha sido confiado, no sea que por esa falta de preparación termines malgastando todo lo que tienes y termines en la ruina.

No te juntes con gente que pueda alimentar tus debilidades, seguramente se unieron a este muchacho otros jóvenes que buscaban vivir la vida loca, experimentar sensaciones y emociones, que aprovecharon los recursos que este hijo tenía.

Hay gente que se aprovechará de lo que tienes, y cuando ya no tengas nada ni siquiera recordarán tu nombre, ten cuidado con esa gente.

Y por último, no te olvides de tu Padre, aquel que te ha dado todo lo que posees. Es cierto y vale recordemos lo siguiente. Si sientes que tu vida está arruinada a causa de malas decisiones, de haberte pegado a personas equivocadas, por haber malgastado o desperdiciado los bienes que poseías y por haber dejado a Dios de lado, debes saber que tu Padre Dios sigue todos los días esperándote con los brazos abiertos, porque no hay error que cancele o anule el amor que él siente por tí. ¡No olvides esto!

No arruines tu vida, separados de Dios nada vas a poder hacer, pero a su lado podrás y mucho.

¡Que tengas un día híper bendecido!

 

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.