Cómo desarrollar un ministerio que bendice 1

Escrito el 19/10/2016 - 11:33pm Por Diego Carrasco

creativos

Pasaje: San Marcos cap. 2. 1 al 12

“Entró Jesús otra vez en Capernaúm después de algunos días; y se oyó que estaba en casa. E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra. Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico. Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales cavilaban en sus corazones: ¿Por qué habla éste así? Blasfemias dice. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios? Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué caviláis así en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Entonces él se levantó en seguida, y tomando su lecho, salió delante de todos, de manera que todos se asombraron, y glorificaron a Dios, diciendo: Nunca hemos visto tal cosa”.

Hoy quiero compartirte algunos aspectos que pueden ayudarnos a tener un ministerio como el que desarrolló y respaldó el Señor. Presta atención…

1) Sal del programa pautado cuando sea necesario. Estos amigos vieron que su amigo tenía una necesidad, y sabían, aparentemente que solo Jesús podía brindarles la ayuda que necesitaban. Ahora bien, Jesús estaba en medio de una reunión, de un culto, estaba predicando, enseñando la Palabra de Dios, cuando de repente empieza a ver que el techo comienza a abrirse.

Levanta su mirada hacia el cielo y ve un cuadro que seguramente lo sorprende. Cuatro personas cargando a un hombre paralitico, cuatro amigos jugándose por otro que estaba en necesidad. ¿Y Jesús? El Señor detiene el mensaje, los observa y los ve con la suficiente fe como para que el milagro ocurra. Jesús dejo de predicar, de enseñar, para enfocarse en la necesidad de esa persona que estaba paralitica, imposibilitada de caminar.

Si quieres tener un ministerio que bendiga, habrá momentos en las que deberás olvidarte de aquello que has programado y atender a las necesidades de quienes se acercan a tu grupo. Tienes que estar atento a como se van desarrollando las cosas, porque de lo contrario, perderás oportunidades para bendecir a otros.

Que el culto no sea más importante que las personas, que los programas no te impidan ver las dificultades que las personas puedan tener. Cuando el programa o proyecto de ese día es más importante que las personas, estamos en problemas. Jesús hizo a un lado su programa y atendió la necesidad que se presentó. Debemos imitar su conducta.

2) No temas a la crítica. Generalmente, cuando hacemos algo distinto a lo habitual, estamos expuestos a la crítica, al que dirán, etc. Pero eso no debe impedirnos actuar como nuestro Señor lo haría.

Los que más critican son los que generalmente, menos hacen. Son espectadores de lujo, están en lugares de privilegio pero solo observando. Fíjate que en ese culto en que Jesús predicaba estaban sentados algunos escribas (religiosos) que viendo el proceder de Jesús y todo lo que allí estaba ocurriendo, empezaron a murmurar, a cuestionar, a decir esto y aquello, etc.

Cuando busques a una persona para que te aconseje, busca que sea alguien que haya recorrido cierto camino, o de lo contrario, será un consejo que no tendrá valor. Los consejos que sirven son aquellos que vienen acompañados de la experiencia, de lo aprendido por haber vivido o recorrido un camino.

3) Busca Alternativas. Cuando algo no funcione como esperabas, cuando surjan dificultades en tu camino, en tu meta o proyecto, no te desanimes, no te rindas, no tires la toalla. Busca caminos alternativos…

Los amigos del paralítico buscaron la manera de entrar al lugar y apuntaron a la entrada principal de la casa, la puerta, pero vieron que por ahí se complicaba. Lo bueno es que no se quedaron lamentándose o llorando por la imposibilidad, buscaron opciones, buscaron otras alternativas.

Habrá ocasiones en los que deberás hacer cosas “locas” para obtener lo que deseas, pero no temas, tu fe no quedará sin recompensa. Dios premia la fe, honra la fe porque ese es su lenguaje. Lo distinto suele causarnos cierto rechazo, alguien dijo alguna vez que: “Todos resistimos los cambios, sin embargo, es lo único que nos ha traído progreso”. Lo nuevo incomoda, lo desconocido molesta, pero es necesario ser personas abiertas a lo que Dios quiere hacer en este tiempo, y eso que Dios quiere hacer es algo nuevo, nunca antes conocido, nunca antes experimentado, etc.

El Profeta Isaías, en su mensaje, decía lo siguiente: “No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad”. (Cap.43. 18 y 19) Dios necesita gente creativa para manifestarse de diferentes maneras en este tiempo, así que ábrete a lo nuevo de Dios. Si el Creador habita en ti, tú debes ser alguien creativo también…

4) No te limites. Dice la historia bíblica que el lugar en que estaban reunidos estaba lleno de personas, es decir, no había lugar para más gente. Sin embargo, ellos no se quedaron pensando que ya no había chances de llegar hasta Jesús, sino que decidieron no limitarse.

Los límites están en nuestra mente, llena de prejuicios, de conceptos equivocados o erróneos, llena de estructuras religiosas, etc. Cuando tu mente se llene de la Palabra de Dios, verás que los imposibles solo existen en la mente de quienes creen en un dios pequeño. La Palabra de Dios dice que para él no hay nada imposible, entonces lo que tenemos que hacer es tomar esa palabra y hacerla carne en nosotros. Continuará…

No te pierdas el próximo devocional, donde compartiremos los 4 puntos restantes sobre este tema. Que tengas un día híper bendecido.

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.