¿Cómo el COVID-19 ha Afectado a la Industria Musical?

Escrito el 25/01/2021 - 1:57pm Por Edric Jeanclaude Sánchez

La llegada de la pandemia causada por el COVID-19 ha tenido un impacto significativo en la industria musical, reflejando sus impactos en todos los sectores de las artes. Se cancelaron o pospusieron numerosos eventos musicales, incluidos festivales de música, giras de conciertos, entregas de premios entre otros eventos similares.

Si bien algunos músicos y compositores pudieron usar el tiempo para crear nuevas obras, hubo un flujo de efectos en las muchas personas de apoyo que dependían de los artistas para sus ingresos.

En la industria musical cristiana, hubo un auge de nuevas canciones enforcadas hacia la pandemia y un mensaje de fe, esperanza y fortaleza para los tiempos inciertos que hemos estado viviendo. Sin embargo, con los cierres de eventos masivos, los artistas, promotores y el sector musical se ha visto envuelto en serios cambios. A continuación 3 áreas de la industria que han sido afectadas por el COVID-19:

1. Ventas y Streaming
A raíz de la pandemia, las ventas físicas, que representan una cuarta parte de los ingresos por música grabada, se redujeron en aproximadamente un tercio, lo que no es sorprendente dado que el cierre de tiendas minoristas, mientras que las ventas digitales cayeron alrededor del 11%. Esto se alinea con caídas generales en el gasto discrecional.

La evidencia también muestra que la forma en que la gente escucha música ha estado cambiando a la luz del coronavirus. En China, Tencent Music Entertainment (TME) informó cambios en el comportamiento al escuchar durante la pandemia, ya que más consumidores utilizaron aplicaciones domésticas en televisores y dispositivos inteligentes.

«Si bien hubo cierto impacto en nuestros servicios de entretenimiento social, recientemente hemos comenzado a ver una recuperación moderada. En el primer trimestre de 2020, los ingresos por suscripción de música en línea aumentaron un 70,0% año tras año. La cantidad de usuarios que pagan música en línea alcanzó los 42,7 millones, un aumento interanual del 50,4%», comentó Tsai Chun Pan, vicepresidente de grupo y departamento de cooperación de contenido de TME.

Spotify, que también agregó suscriptores durante el primer trimestre del 2020, también ha notado el cambio en las rutinas de los consumidores, diciendo que los hábitos diarios ahora reflejan el consumo de fin de semana, así como géneros relajantes que aumentaron en popularidad.

En términos de la cantidad de música consumida, los datos iniciales mostraron una reducción en la transmisión de 7-9% en algunos mercados, aunque esto parece haberse recuperado. Al mismo tiempo, han aumentado las transmisiones de videos musicales on-demand. Las razones están relacionadas con un cambio en los comportamientos: la pandemia ha intensificado el enfoque de la gente en los medios de comunicación (especialmente la televisión), mientras que menos viajes diarios al trabajo y cierres de gimnasios han cambiado para escuchar en diferentes partes del día.

2. Inversión publicitaria
La industria de la música también está sujeta a reducciones en el gasto publicitario que se están produciendo en todo el mundo. Una encuesta realizada por el Interactive Advertising Bureau muestra que alrededor de una cuarta parte de los compradores de medios y las marcas detuvieron toda la publicidad durante la primera mitad de 2020, y otro 46% ha reducido el gasto. Esto, combinado con una reducción aproximada de un tercio en el gasto en publicidad digital, ha afectado los canales de música con publicidad y, por lo tanto, tanto los ingresos totales de la industria como los ingresos individuales de los artistas. Spotify anunció que no cumplió con sus objetivos publicitarios del primer trimestre del 2020 a la luz de los cambios en los presupuestos publicitarios.

3. Distribución
Por el lado de la distribución, hubo una lista creciente de artistas que retrasaron sus lanzamientos para meses finales del 2020. En parte, esto se debe a la imposibilidad de utilizar giras para promocionar nuevos álbumes, y la música en vivo en general se ha visto dramáticamente afectada. Se han cancelado una extensa lista de conciertos y eventos importantes.

Mientras continúen las prohibiciones de grandes reuniones, los ingresos por actuaciones en vivo son casi nulos, lo que reduce a la mitad los ingresos totales de la industria. Dejando a un lado las ventas de entradas y mercancías, se estima que un cierre de seis meses le ha costado a la industria más de $10 mil millones en patrocinios, y los retrasos más largos continuan siendo aún más devastadores.

Además, las perspectivas posteriores a la pandemia parecen desafiantes y se espera que las previsiones de crecimiento para la música en vivo se revisen de manera significativa. Reconstruir la confianza de los consumidores en el sector será difícil: una encuesta muestra que, sin una vacuna probada, menos de la mitad de los consumidores estadounidenses planean ir a conciertos, películas, eventos deportivos y parques de atracciones cuando vuelvan a abrir. Esto afectará enormemente a los artistas: generan alrededor del 75% de sus ingresos de los espectáculos en vivo, incluso cuando los datos muestran que una parte creciente de los ingresos de la música en vivo se destina al 1% superior de los artistas intérpretes o ejecutantes (60% en 2019, frente al 26% en 1982).

En respuesta a las presiones inmediatas, la industria ha desarrollado acciones para mitigar el impacto del COVID-19.

ARCE

Acerca del autor

Venezolano, cristiano, periodista y escritor, mi vida está enfocada en Cristo, el único centro de mi vida, me gusta hacer periodismo sobre todo que trate del mundo cristiano, ser comunicador social ha sido mi mayor hobbie. Twitter:@edricsanz1 Instagram: @edricjsanchez29, @edricsanz