El perfeccionismo

Escrito el 03/10/2017 - 8:50am Por Carlos Hernández Zamora

Muchas veces te sientes frustrado cuando no alcanzas los niveles de eficiencia que la sociedad te exige. Tratas de ajustarte a los requerimientos o normas pero sabes que todo es  vano. La frustración viene a tu vida y te sientes que no encajas en ese lugar ni con esas personas. El perfeccionismo es una cualidad en algunas personas, viven una vida orientada a la pulcritud en todos los sentidos, en la limpieza, en el orden, en sus finanzas, en su filosofía, que de repente la palabra falible no está en su diccionario.

 Creo que debido a estas situaciones, tu comportamiento se manifiesta en rebeldía, te sientes frustrado ante  la rigidez del pensamiento perfeccionista que exige parámetros de rendimiento cada día más exigentes y resuelves vivir según tu propia óptica de pensamiento.

Cuando leemos la Biblia encontramos ejemplos de personas que trataron de ajustarse a esos niveles de perfección, el caso de los fariseos, ellos tenían una serie de leyes y ordenanzas que cumplían al pie de la letra, pero que no lograron el resultado esperado, a tal punto que se convirtieron en dictadores o tiranos para someter a los demás con pesadas cargas que ni ellos podían cumplir.

Jesucristo, vino a romper con todos esos bloqueos emocionales y espirituales, las tradiciones y las exigencias de la sociedad judía, quedaron sin funcionar. Puedes constatar que al iniciar su ministerio buscó hombres humildes, cuya educación era escasa, a excepción de algunos discípulos que posiblemente tenían una preparación distinta.  Sin embargo, mira la forma de Jesús, quebranto las normas sociales y se sentó con publicanos, mujeres despreciadas, sanó enfermos, se mezclaba con la gente, asistía a banquetes sociales, y cuando murió hasta el velo del templo se partió en pedazos.

Como comprenderás Jesucristo, ordena tu vida ya que se encuentra vacía y desordenada, es necesario que el poder transformador de Dios limpie tu mente, tu corazón y te dé la oportunidad de nacer de nuevo. Él sabe que como humano te equivocarás todo el tiempo, caerás en el pecado, pero lo importante es que cada día será un aprendizaje valioso.

 El perfeccionismo no funciona con Jesús. Es cierto que hay que tratar de hacer las cosas bien, que hay que esforzarse pero recuerda que eres una persona muy diferente a las otras, ni los dedos de la mano son iguales, pero todos son necesarios para cumplir una función específica. Viniste a este mundo dotado de capacidades, dones, habilidades, destrezas y puedes desarrollarte fácilmente en alguna área. En el caso mío, he tratado de aprender a ejecutar un instrumento   musical, pero solo domino lo básico y de ahí ya no puedo continuar, porque no es mi campo.

Proverbios 24:16: «7 veces cae el justo y 7 veces se levanta», no te parece que este texto se refiere a tu forma de ser. Todos nos hemos caído en la carrera espiritual, no ha sido fácil levantarse, porque la frustración, la rebeldía y la debilidad  comunican un mensaje negativo, a tal punto que quieres desertar de la vida cristiana y volver al Egipto del mundo.

No te preocupes por ser perfeccionista, nunca lo serás, al igual que los celulares modernos, sus sistemas se están actualizando para funcionar mejor, pero ello no quiere decir que en un 100% son capaces de ser los mejores móviles del mundo, cada día las fábricas producen nuevos dispositivos de comunicación con un margen de error  y siempre dejan espacio para que aparezcan otros aparatos con nuevas funcionalidades.

Si te sientes frustrado, levántate, continua en la carrera, si te sientes sucio, báñate con la sangre de Cristo y te dará un ropaje nuevo así como en la parábola del hijo prodigo.

Es tiempo de volver a comenzar, toma la armadura y vístete, la lucha continúa y tú eres una persona muy importante. Dios buscó a hombres  que no eran perfeccionistas, Moisés era tartamudo, Jacob mentiroso, Gedeón, temeroso, etc. Cada uno de ellos ejecutó una misión importante, tuvieron muchos problemas: baja autoestima, falta de organización, fe, pecaron, pero comprendieron que solo eran un instrumento hecho para un propósito.

Reconoce todos tus errores, escucha consejos y orientaciones que son muy eficaces, a veces tu sistema de protección te llena de orgullo y te vuelves  arrogante porque no aceptas ser exhortado por otras personas. Quizás no harás las cosas de manera exacta pero la vida es un aprendizaje social.  Moisés escuchó a Jetro. A consecuencia de ello, organizó las tribus de Israel para distribuir el liderazgo en otras personas, lo que produjo un resultado positivo.

 La clave está en buscar un punto de equilibrio para tu realización emocional y espiritual, no busques alterar el proceso de transformación que Dios está haciendo en tu vida. Él tiene una forma de trabajar a largo plazo, nada ni nadie le puede quitar esa misión. Eres una arcilla en manos del alfarero.

Dios tiene un propósito de bien en tu vida, deja que el actúe y verás los resultados.

Bendiciones.

Acerca del autor
Carlos Hernández Zamora

Educador de generaciones, orientado al estudio de la literatura y lenguas extranjeras. Me agrada escribir cuentos y ensayos. Creo en las capacidades de las personas para salir adelante. Analítico en las problemáticas sociales. Constante en el estudio, pues sé que un pueblo educado es un ente libre de la ignorancia. Aficionado a la tecnología, lector activo y participativo de la Biblia. Bloguero de Onda Exclusiva en la sección de «vida cristiana» y «acción social».