Enfocados

Escrito el 16/09/2014 - 11:22pm Por Diego Carrasco

ENFOCADOS

“Hazte un arca de madera de gofer”. (Génesis 6.14)

Enfoque es: “la acción y efecto de enfocar”. Este verbo a su vez, tiene 4 aceptaciones según la Real Academia Española (RAE), pero veremos solo una.

“Dirigir la atención hacia un asunto o problema desde unos supuestos previos, para tratar de resolverlo de forma apropiada”.

Debemos mencionar varios factores que surgen como resultados de estar involucrados en un proyecto, entre ellos la crítica, la soledad, la burla, etc. Y también debemos mencionar que esas cosas surgen con el fin de distraernos de aquello que es nuestra tarea o responsabilidad.

Ahora bien, sigamos con nuestro amigo Noé, y pensemos acerca de aquellas cosas de las que no debía desenfocarse: 1) De su misión. 2) De lo que implicaba su misión. 3) De quien lo había llamado para esa misión.

Estas 3 cosas son las que debemos tener presentes siempre todos aquellos que deseemos ser hombres Fuera de Serie, tal como lo fue Noé. En primer lugar, no debemos perder de vista nuestro llamado, no tomarlo a la ligera, recordar siempre que no es un llamado cualquiera, darle el peso que tiene. En segundo lugar, no debemos olvidar lo que involucra ese llamado. Por ejemplo, del cumplimiento de la misión que Noé tenía dependía la vida de toda una generación entera, si él no realizaba o no cumplía con su labor, simplemente la gente de ese tiempo no tendría chance de oír de Dios y quedarían sin chance alguna. En tercer lugar, no olvidar nunca que el llamado que pesa sobre nuestras vidas no es realizado por hombres sino que fue el mismo Dios quien tuvo el deseo de involucrarnos en su sueño.

El apóstol Pablo decía lo siguiente: “Y tal confianza tenemos mediante Cristo para con Dios; no que seamos competentes por nosotros mismos como para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios,…” (2° Corintios 3:4 y 5). Lo que Pablo nos quiere decir es que debemos reconocer que nuestra capacidad para realizar la tarea a la que fuimos llamados no está basada en nuestra propia habilidad o talento, sino más bien en la capacidad que viene de parte de Dios y de su accionar en nosotros y a través de nosotros.

Además, debemos saber y recordar que contaremos con la presencia de Dios mientras dure la tarea que debemos realizar, y eso marcará la diferencia.

Noé no prestó atención a los comentarios que iban y venían, de un lado hacia el otro, él sabía para que estaba, sabía cuál era su misión, y sobre todo,… ¡sabía quien lo había llamado! Estaba acostumbrado a las voces contrarias, a las frases burlonas y a todo tipo de críticas que comenzaron el día en que recibió el llamado de Dios y la tarea que realizaría.

“No se parece en nada a su padre Lamec, el sí que era sensato. Tenía puestos los pies sobre la tierra, este muchachito en cambio es un soñador y un delirante”, expresaba un crítico por allí, un opinólogo de esos que abundan en este mundo lleno de espectadores pero carente de protagonistas.

Cuando eres consciente que tienes una misión, sabes para qué estás y quien te llamó, las críticas y las burlas jamás te detendrán. Al contrario, trabajarás con más determinación solo para ver la manifestación de Aquel que te llamó. Por otro lado aquel que te vive criticando y se burla de lo que Dios te ha entregado, es alguien que no solo no sabe para qué está en la tierra sino que además, no está entendiendo el tiempo que se acerca y es probable que solo sea un mero espectador más, alguien que verá lo que Dios hará a través tuyo y de otros.

Una vez que sabes lo que tienes que hacer y quien te llamó, no te distraes por tonterías o por cosas que no tienen sentido, o al menos no deberías. Deja que los que se dedican a opinar y a criticar sigan en la suya, deja que aquellos que están solo burlándose de lo que Dios te ha dado sigan haciéndolo,…tú dedícate a trabajar en lo que tienes que hacer y verás los resultados al final. Quizá mucho de los que critican tu proyecto, en algún momento lo han intentado, pero como fracasaron se quedaron varados ahí.

Intentar hacer algo que nunca se ha hecho implica riesgos, y arriesgar puede significar que algo salga mal, pero tiene la adrenalina que no existe estando cómodo sentado en la barca y criticando a aquellos que lo intentan. Pero muchos claro está, prefieren seguir en la comodidad que les brinda la “barquita” y no arriesgar nunca. Es más, no conocen el significado de la palabra riesgo.

Henry Ford decía lo siguiente: “Si crees que puedes podrás, y si crees que no puedes entonces no podrás. De cualquier manera, siempre tendrás razón”.

Quiero terminar diciéndote lo siguiente: SIEMPRE SE PUEDE. Es cuestión de mantener el enfoque en el objetivo que te has trazado, de lo contrario, claro que fracasarás. Te lo dije antes, te lo vuelvo a repetir: aquel que critica y se burla de lo que Dios te ha entregado y te ha pedido, es alguien que no solo no sabe para que está en esta tierra sino que además, no está entendiendo el tiempo que se acerca y es probable que solo sea un mero espectador de lo que Dios hará a través tuyo.

Sigamos el ejemplo de Noé, lo criticaron, se burlaron de él, se rieron de su proyecto, lo tildaron de loco, dijeron un sinfín de cosas, pero él se mantuvo firme en aquello que debía hacer,… ¡y lo logró! Cada crítica era un motivo más para seguir trabajando, cada vez que se reían de él, miraba el arca y se decía a sí mismo: “Lo voy a lograr”. No dejó que los comentarios lo distrajeran, mantuvo el enfoque, y llegó. El final de la historia ya lo sabes. Tú y yo debemos hacer lo mismo: mantener el enfoque y así, solo así lograremos llegar.

¡Que tengas un día híper bendecido!

 

 

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, Acompañante Terapéutico, Profesor de Música y Defensor de la Vida. Casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.