Examinar es investigar

Escrito el 27/10/2015 - 8:08am Por Diego Carrasco

INVESTIGAR

“Examinadlo todo, retened lo bueno”. (1° Tesalonicenses 5.21)

Hace unos días, un reconocido cantante cristiano lanzó la “invitación” a la comunidad cristiana a celebrar la fiesta de Halloween, aduciendo ciertos argumentos que nada tienen que ver con la verdad bíblica.

A diario salen publicaciones de distintos ministerios que, según mi óptica, parecieran tener más de sensacionalismo que de verdad, como buscando acaparar una atención que de otra manera no logran, como intentando mostrar o demostrar que tienen la gran última revelación del cielo y que deben hacerla llegar al pueblo cristiano.

Hace dos días, en mi querido país hubo elecciones presidenciales, y por supuesto, no podían estar ausentes ciertos comentarios de aquellos que sienten o creen tener licencia para tildar de esto o de lo otro a los candidatos, porque no “están de acuerdo”.

Leer este tipo de cosas me lleva solo a pensar en el desequilibrio que existe en el pueblo cristiano. Quiero que veamos la definición de la palabra desequilibrio, pero en términos médicos.

“Estado de la personalidad mórbida e inadaptada socialmente que posee un carácter inestable emotivamente, impulsivo y con cambios frecuentes de humor”.

¡Más claro, imposible! Es una definición un tanto fuerte la que acabamos de citar, pero que importante es que podamos tomarnos unos minutos y reflexionar en ella.

¿Pero por qué razón hablamos de desequilibrio? ¿Qué tipo de desequilibrio es el que estamos citando? Cuando hablo de desequilibro estoy haciendo mención a la falta de objetividad al evaluar ciertos asuntos, como por ejemplo, el primer caso citado en este articulo.

Leí por allí que alguien quería quemar todos los discos del citado cantante, es una actitud o reacción enfermiza, porque no se está evaluando lo que se está diciendo y en todo caso, entendiendo que mi deber es examinar lo dicho y si encuentro algo bueno entonces retenerlo, sino simplemente dejarlo ir. En ningún momento se me permite criticar ferozmente a nadie…

Si la Biblia me dice que debo examinar todo y retener solo lo bueno, entonces cabe la posibilidad de que algo no bueno haya en el asunto, eso no bueno debo dejarlo a un lado. Simple y sencillo.

Veo un desequilibrio espiritual en algunas personas que constantemente critican todo, si alguien dice blanco están cuestionando porque dijo blanco y si dicen negro harán exactamente lo mismo,… ¡porque dijo negro!

Es decir, nada les satisface, nada les queda bien, todo está mal según su óptica, son personas incapaces de ver lo bueno del otro, claro que podemos estar en desacuerdo con algunas cosas que se dicen, pero no es mi deber ni misión salir a tildar a nadie de esto o de lo otro, mi deber expresado en la palabra es simplemente examinar todo y retener lo bueno.

Yo no comparto todo lo dicho por ciertos ministerios, y menos aquello que se publica por redes sociales, pero hay algo que tengo claro: no saldré a criticar ni a rotular a nadie de esto, de lo otro, porque no es mi función. En todo caso, mi función es enseñar lo que la Biblia dice y nada más, y aún debemos tener presentes que, cuando estemos enseñando, también habrá gente que examinará nuestros dichos y retendrá lo que ellos crean como bueno.

Mi querido amigo, querida amiga, no te dejes impresionar por todo lo que escuches, leas o veas por ahí, ten la capacidad de reflexionar y pensar en que es aquello que dice la Biblia al respecto. ¿Qué dice la Biblia?

1) Examinar todo. ¿Qué significa examinar? Examinar es: “investigar, escudriñar con diligencia una determinada cosa”. Dios nos está diciendo que tenemos el deber y la responsabilidad de investigar aquello que estamos escuchando y además, debemos hacerlo de manera diligente. En otras palabras, examinar es pensar, es usar el cerebro que Dios nos dio de manera correcta.

Es decir, antes de emitir alguna opinión, algún juicio, lo que debemos hacer es investigar en la Biblia, cotejar si tiene respaldo divino lo que se está diciendo, y luego, retener o simplemente dejar a un lado, hacer caso omiso al respecto.

2) Retén lo bueno. Si se nos advierte acerca de retener lo bueno, es porque probablemente haya cosas no buenas, es decir, tenemos que estar alertas a lo que oímos, vemos y leemos, porque puede que la investigación arroje que no es tal como se dice.

3) Limítate simplemente a hacer aquello que la Biblia te dice, ese es tu deber y es también el mío. Cuando conocemos la Biblia podemos discernir claramente lo que dice Dios.

No tienes licencias para criticar y maldecir a nadie, aún cuando sus dichos sean contrarios a lo que la Biblia dice. Simplemente tú sabes lo que ella dice y te mantienes firme en lo que es bueno, en lo correcto. Cada quien dará cuenta a Dios por sus dichos y tú no serás la excepción.

¡Que tengas un día híper bendecido!

 

 

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, Acompañante Terapéutico y Profesor de Música. Casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.