Firmes y adelante

Escrito el 25/11/2016 - 8:03am Por Carlos Hernández Zamora

Firmes y adelante

Firmes y adelanteLos vientos de noviembre en mi país son muy esperados por los chicos y maestros. Son el comienzo de las vacaciones. Después de una larga jornada de exámenes finales, el estrés escolar paulatinamente se reduce. Recuerdo que cuando era chico acostumbraba contar los días que faltaban para salir de la escuela. Me gustaba mirar al cielo y observar como las ramas de los árboles eran sacudidas por la astucia del viento que las obligaba a hacer tapetes en el suelo del solar de mi casa. Eso me indicaba que era tiempo de volar papelotes (cometas). Buscaba con mis amigos al experto del barrio, quien con varillas de hojas de coco, papelillo, tijeras, hilo y pegamento, lograba crear una figura de muchos colores que surcaría los cielos pintorescos de mi ciudad. Había que buscar el mejor hilo, pues la fuerza del viento, lo reventaba y de inmediato era necesario organizar un escuadrón para rescatar el papelote.

Tomando como base esta pequeña reseña de mi infancia, tú y yo somos como esos cometas, nos elevamos en la prosperidad,  la fama y volamos en el cielo de la vida, pero luego vienen los fuertes vientos y si no tenemos firmeza, se revienta el hilo y nos perdemos en la nada.

¿Cuáles serán las causas por las que no tenemos firmeza en la fe?

Firmes y adelanteExaminando nuestro proceder cristiano, logramos identificar que cuando perdemos nuestro primer amor. Apocalipsis 2:4 se produce una des-configuración en nuestro software espiritual, el sistema de crecimiento trabaja lento y los virus comienzan a debilitar todas las áreas fuertes de nuestra vida. Poco a poco los deseos de leer la Biblia se van disminuyendo, después de estar acostumbrado a leer muchos capítulos, a duras penas se logra la lectura de un versículo y no hablemos de la oración, parte fundamental de un cristiano, es una de las armas más letales para destruir los propósitos de la tentación. Es como el sistema de cortafuegos de una computadora que incrementa al máximo la seguridad del aparato. El porcentaje del tiempo que dedicábamos a la oración se ha simplificado a tal grado que aun en la mesa, antes de comer, hacemos la oración del hambriento.

¿Qué de la asistencia a las reuniones de la iglesia? Hebreos 10: 25 «No dejando de congregarnos como algunos tiene por costumbre…», nos remite a la idea que debemos asistir al templo para cultivarnos en la fe, para clamar y orar al Rey de reyes, pero la incidencia se manifiesta en casi en todas las iglesias, un alto porcentaje de fieles poco a poco ha convertido en rutina la inasistencia a la iglesia. Los pretextos de los problemas de la idiosincrasia eclesiástica son muy comunes.

Hoy en día, debido al crecimiento de los medios de comunicación cristiana, el mensaje llega a los hogares, ya no hay necesidad de reunirse por que existe un menú variado de películas cristianas, conciertos musicales y predicaciones en vivo, así como otro tipo de entretenimiento que nos transmiten la idea de un «aislamiento positivo».

Firmes y adelante

La Biblia nos exhorta para que nos mantengamos firmes esperando la venida del Señor Jesucristo, la parábola de las 10 vírgenes remite una situación analítica que genera una actitud de alerta en nuestras vidas. Cuando no solidificamos nuestras raíces somos como las olas del mar, que son llevados por cualquier viento de doctrina espuria. Debemos profundizar nuestras raíces como lo hace la palmera, pues cuando vienen los vientos huracanados se mantiene intacta.

Efesios 6: 10-18: «Por lo demás fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza», nos ofrece un arsenal efectivo para mantenerse firme: ceñidos con el cinturón de la verdad, protegidos con la coraza de la justicia, calzado con la disposición de proclamar el evangelio de la paz, usando el casco de la salvación y la espada del espíritu.

Mantenerse en forma espiritual, alejará todo tipo de asechanzas en nuestra vida. Dios desea usarnos en su ministerio pero si no tenemos firmeza espiritual no seremos instrumentos útiles en la vida cristiana. Si tú sientes que has caído, levántate y comienza a fortalecer tu vida.

Eres una persona muy especial para Dios. Hasta luego.

 

 

Acerca del autor
Carlos Hernández Zamora

Educador de generaciones, orientado al estudio de la literatura y lenguas extranjeras. Me agrada escribir cuentos y ensayos. Creo en las capacidades de las personas para salir adelante. Analítico en las problemáticas sociales. Constante en el estudio, pues sé que un pueblo educado es un ente libre de la ignorancia. Aficionado a la tecnología, lector activo y participativo de la Biblia. Bloguero de Onda Exclusiva en la sección de «vida cristiana» y «acción social».