Gana tus batallas.

Escrito el 07/07/2016 - 9:17am Por Carlos Hernández Zamora

Gana tu batallaLa vida es una lucha continua
por ser triunfadores. Desde que nacemos existe una competencia por sobrevivir. Nuestros sistemas de inmunidad confrontan todos los días grandes batallas, para evitar que las bacterias que ocasionan enfermedades, destruyan la salud de nuestro cuerpo. En el campo espiritual, igual situación pasa, existe una lucha entre lo espiritual y lo carnal, de tal manera que se produce una serie de conflictos en nuestra vida . Algunas veces las áreas fortalecidas ganan las batallas, pero otras se pierden.

La pregunta que nos hacemos es: ¿ Por que seguimos perdiendo las batallas, si estamos programados para ser vencedores? Josué fue el prototipo del hombre triunfador, de afrontar obstáculos y superar las debilidades para convertirlas en armas de lucha. Cada vez que leo este libro y la historia de David, descubro las claves para ser un vencedor.

La primera la encontramos en el libro de Hebreos 12:1: «Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia» .
En el peregrinar de nuestra vida vamos almacenando una gran cantidad de experiencias negativas que simbolizan todos nuestros fracasos o derrotas. Cada vez que tenemos que avanzar, no podemos seguir adelante. Es como caminar en un pantano, cada paso que damos nos va hundiendo más y más. Un corredor sabe que la forma apropiada para ganar en la carrera es tener un cuerpo atlético y una indumentaria deportiva ligera, apta para correr rápidamente, así como los ejercicios y dietas especiales para llegar a la meta. El pecado debe ser confesado para mantener una ambiente espiritual sano.

La segunda recomendación está en Filipenses 3:13-14: extenderse hacia adelante y olvidar lo que queda atrás. Un versículo tan eficaz que contiene un valor con el objetivo de comenzar la carrera de nuevo. No podemos mirar al pasado, allá están todos nuestros fracasos, complejos, derrotas, experiencias negativas, por lo tanto tenemos que hacer un esfuerzo por enfocar la atención en nuevos horizontes, dar pasos hacia el éxito y seguir adelante para ganar las batallas.

La tercera  es averiguar con que tipo de armas estamos luchando, que tipo de vestidura estamos usando. Sabes que a David le facilito el rey Saúl toda la indumentaria militar para poder luchar contra Goliat. David trató de avanzar pero se dio cuenta que no eran las armas adecuadas para ganar la batalla. Por lo tanto hizo uso de los mas elemental, de lo mas practico, de todo aquello que era fácil para obtener éxito en la vida. En lo personal he tratado de usar otro tipo de métodos o estrategias para salir adelante en la vida, pero me doy cuenta que no son las adecuadas para tener un resultado positivo. Lo ideal es hacer un inventario de todas nuestras capacidades que nos han ayudado a obtener éxito en tales situaciones.

Otra recomendación es luchar en el nombre de Jesús. Un nombre Todopoderoso  que produce una confianza absoluta. Con ese nombre podemos ganar las batallas pues gracias a El, somos vencedores y su ayuda es inmediata. No nos olvidemos de proclamar la victoria mencionándolo. Goliat luchaba con toda su fuerza, David con toda la fe en Dios. He ahí el secreto del éxito, buscar primero su orientación y mantener un contacto íntimo en oración y ayuno para ser fortalecidos en el poder del espíritu.

La última  se basa en la orden dada a Josué: «Esfuérzate y se valiente». Una orden que se repite varias veces para enfatizar la idea  de que todo en la vida necesita un buen porcentaje de sacrificio. La vida de Josué fue un desafío constante por vencer cada una de las batallas primero para conquistar la aprobación de un pueblo descontento e incrédulo ante las promesas divinas y luego para derrotar a los diferentes pueblos que se encontraban en Canaán. Un agricultor para gozar de las cosechas tendrá que sacrificarse en gran manera.  Limpiar el suelo, abonarlo, sembrar, regar, quitar las plagas , recoger y vender la cosecha. Cuantos procedimientos que requieren una dedicación absoluta para un resultado beneficiosos. Josué puso en practica la orden del Señor, su historia se traduce en un símbolo de lucha constante.

El reto está en ganar nuestras batallas. Adelante, no te detengas

 

Acerca del autor
Carlos Hernández Zamora

Educador de generaciones, orientado al estudio de la literatura y lenguas extranjeras. Me agrada escribir cuentos y ensayos. Creo en las capacidades de las personas para salir adelante. Analítico en las problemáticas sociales. Constante en el estudio, pues sé que un pueblo educado es un ente libre de la ignorancia. Aficionado a la tecnología, lector activo y participativo de la Biblia. Bloguero de Onda Exclusiva en la sección de «vida cristiana» y «acción social».