Hay Grandeza en la Pequeñez

Escrito el 20/12/2018 - 8:14pm Por Diego Carrasco

mostaza

31 Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; 32 el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas. Mateo 13 – 31 y 32 – RV1960

En primer lugar, quisiera enfatizar en que Jesús habló muchísimas mas veces acerca del REINO DE LOS CIELOS, superando ampliamente a las veces que habló respecto de la Iglesia, y en el Reino de los Cielos hay requisitos de admisión, y tenemos que conocerlos. Miremos lo que dice Mateo 4.17 –

17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. (RV1960)

El primer requisito de admisión para entrar al Reino de los Cielos es el ARREPENTIMIENTO. ARREPENTIMIENTO es un “cambio en la dirección de mi vida”. Cambio en la manera de pensar, que derivará en un cambio en mi manera de vivir.

Sin embargo, a la Iglesia o a aquello que conocemos como Iglesia yo puedo acceder y quizá nunca haberme arrepentido. Por eso Jesús no dijo: “Arrepiéntanse porque acá hemos llegado mi Iglesia y yo”.

Por eso es importante recordar también la oración de Jesús cuando les enseñaba acerca de la oración: “PADRE NUESTRO QUE ESTÁS EN LOS CIELOS, SANTIFICADO SEA TU NOMBRE, VENGA TU REINO…” –

El Reino era aquello que ocupaba el corazón de Jesús, el reino y su establecimiento, por esa razón, luego decidió darle impulso a lo que conocemos como Iglesia.

Ahora bien, Jesús mismo se encarga de decir ciertas cosas respecto al Reino.

a) Lo compara con algo pequeño: La semilla de MOSTAZA – Lo que Jesús está diciendo es que, aunque la semilla de mostaza tiene la pequeñez que la convierte en hasta casi algo insignificante, termina desarrollándose a tal punto que abarca mucho más de lo que inicialmente alguien pudiera imaginarse.

La semilla de Mostaza también representa la Fe, otro de los requisitos de admisión para entrar el Reino de los Cielos. Hebreos dice que sin fe es imposible agradar a Dios. Nadie puede formar parte del Reino de Dios sin antes creer que hay Dios, que sigue obrando, que sigue operando y haciendo milagros en la actualidad.

Tu fe también puede que inicialmente sea algo tan pequeño que pareciera hasta inexistente, pero cuando crece tiene la capacidad de ser el sostén de muchos.

b) La semilla de Mostaza lleva impregnado en su naturaleza el CRECER. Nada puede detener el crecimiento de esa semilla, de hecho Jesús en la parábola, da por sentado que el crecimiento vendrá. Cuando el Reino de Dios llega a tu vida, no se detiene ahí, sigue tocando y bendiciendo a quienes están a tu alrededor, a tus vecinos, familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc.

Cuando tu Fe crezca, vendrá a ser el sostén de aquellos que se vinculan directamente contigo, pero es importante que entiendas que eso solo sucede cuando entramos a formar parte del reino de los cielos, no fuera de el…

Podemos ser parte de una Iglesia porque nos parece atractivo, porque a lo mejor nos sentimos bien y nos gusta participar de ciertas actividades, pero quizá no haber decidido entrar a formar parte del Reino de los Cielos, y entonces perdernos los privilegios de dicho reino.

Por ende, no afectaremos a nadie, no alcanzaremos a nadie, porque simple y sencillamente, no estaremos siendo parte del Reino. El reino y todo lo que está dentro de él crece, se desarrolla, madura, se extiende, se ensancha, etc, porque está en su naturaleza que así sea.

Nuestra pregunta debiera ser en esta tarde: ¿estoy siendo parte del reino de los cielos, estoy dentro de él, o estoy solo formando parte de una Iglesia y nada más?

c) La Semilla de MOSTAZA sufre una Transformación total como parte de un Proceso natural de Crecimiento – Deja de ser algo pequeño e insignificante, carente de fuerza y vigor, para transformarse en un árbol robusto, fuerte, frondoso, con ramas profundas y firmes, que además de recibir agua fresca que lo mantiene revitalizado, también está listo para dar sombra. Miremos lo que dice Marcos 4. 30 al 32 – (RV1960)

30 Decía también: ¿A qué haremos semejante el reino de Dios, o con qué parábola lo compararemos? 31 Es como el grano de mostaza, que cuando se siembra en tierra, es la más pequeña de todas las semillas que hay en la tierra; 32 pero después de sembrado, crece, y se hace la mayor de todas las hortalizas, y echa grandes ramas, de tal manera que las aves del cielo pueden morar bajo su sombra.

Cuando nuestra vida espiritual ha madurado, ha sido formada, ha sido forjada dentro del Reino de Dios, entonces la consecuencia natural será que nos desarrollaremos al punto tal de que vendrán otros a refugiarse bajo nuestra sombra, bajo nuestra frondosidad y disfrutará de aquello que Dios nos ha dado.

Tu Fe debe transformarse en el punto de apoyo de otros, que vendrán a morar bajo tu sombra si es que pueden ver cuanto has crecido, cuanto has madurado, etc.

Es tiempo de crecer dentro del Reino, es tiempo de madurar en la Fe, porque? Porque simple y sencillamente hay otros que necesitan recibir de lo que por gracia nosotros hemos recibido, hay personas que necesitan de esa sombra que tú puedas brindarle, etc.

Gracias por haberme acompañado a lo largo de este año. Nos reencontraremos Dios mediante el próximo año. Felices Fiestas! Te bendigo!

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, Acompañante Terapéutico, Profesor de Música y Defensor de la Vida. Casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.