Hoy te convertís en Héroe…

Escrito el 03/05/2018 - 3:20pm Por Diego Carrasco

HÉROE

“… y dije al rey: Si le place al rey, y tu siervo ha hallado gracia delante de ti, envíame a Judá, a la ciudad de los sepulcros de mis padres, y la reedificaré”. Nehemías 2.5 – RV1960

Se jugaba una histórica semi-final del Campeonato Mundial de Futbol Brasil 2014, la sede esta vez era San Pablo, y los equipos que peleaban por llegar a la tan ansiada final eran, nada más y nada menos, que mi querida Argentina y la siempre difícil Holanda.

Los penales definirían a uno de los finalistas, que luego jugaría con la poderosa Alemania. Javier Mascherano, mediocampista argentino toma al arquero Sergio Romero y le dirige unas palabras, directo al centro de su corazón y orgullo. “Hoy, hoy te convertís en héroe”… ¡oh casualidad, la frase que le da título a esta reflexión!

Síntesis final. Argentina vence por penales a Holanda por 4-2, y avanza a la final del campeonato mundial. Su arquero se transforma en el héroe de la jornada al atajar 2 de los 4 penales ejecutados por el equipo contrario, convirtiéndose en un “héroe”, al menos dentro del mundo futbolero…

Haciendo foco en tan solo la frase que enmarca esta historia que acabo de mencionar, encuentro en la Biblia a un hombre llamado Nehemías con una furibunda determinación: Convertirse en un héroe para su nación, que aunque no era esa su motivación, terminó alcanzándolo…

Si hablamos de Héroes, bien haríamos en decir y destacar que los mismos están un paso más adelante que el resto, ellos ven lo que nadie se atreve a ver y hacen aquello que nadie se atreve a hacer. Logran aquello que nadie cree que pueden lograr, se mueven mientras el resto descansa, hacen siempre una milla más, dan el máximo mientras la gran mayoría se conforma con tan solo el mínimo.

Nehemías no es de aquellos que dicen “Alguien lo tiene que hacer”, sino más bien es de aquellos que se dicen a sí mismos, “Algo tengo que hacer”. Un héroe trabaja en función de equipo y nunca de su ego, un líder como nuestro amigo de la Biblia nunca buscará su propia gloria sino que sabrá dar honra a quien la merece.

He citado varias razones por las que creo que nuestro estimado Nehemías es un héroe, pero quiero empezar a mencionar y desarrollar al menos tres de ellas. Presta atención, porque quien te dice, tal vez mañana tú seas otro de los héroes contemporáneos.

1) Un Héroe tiene INICIATIVA. Un líder como Nehemías es alguien que tiene un corazón sensible a las necesidades que considera propias, aunque él no estaba allí en el lugar de los hechos, y se moviliza en pos de ayudar a revertir la situación.

Solemos ver la problemática actual, pero somos de pensar, en muchos casos que alguien lo hará, en lugar de pensar que algo debemos/tenemos que hacer. La iniciativa también es un gran y enorme síntoma de una saludable espiritualidad. El tema es que una gran mayoría, viendo lo que hay que hacer, está solo esperando que alguien les ordene, pida o ruegue que,… ¡por favor lo hagan!

Nota esto. La historia de Nehemías es la historia de “UN METIDO”. Solemos denominar Metido a quien interviene en algún asunto o cuestión a la que no se lo ha invitado, o que no se le ha solicitado ayuda alguna. Definitivamente, este hombre es un “METIDO”. ¡Oh, cuánto necesitamos de más METIDOS en nuestro continente!

Nehemías se buscó problemas, él estaba bien en su labor diaria, no tenía mayores dificultades, pero algo comenzó a suceder dentro suyo ni bien supo del estado de su nación.

Sé un METIDO, sé una METIDA, no importa que te critiquen o cuestionen, ¡hazlo de todas maneras! No esperes una orden, un pedido oficial, o una confirmación de Dios, si ves que algo puedes hacer, ve y hazlo, aprende de Nehemías.

2) Un Héroe trabaja en función de una VISIÓN. Los visionarios suelen pasar por mentirosos, porque ellos hablan de algo que han visto en su espíritu, pero que en lo natural aún no se ha concretado. Nehemías hablaba de reconstruir un muro y una ciudad que estaba en ruinas. Los visionarios trabajan así, ven restauración donde otros solo siguen viendo ruinas, ven milagros donde otros no se cansan de proclamar imposibilidades, ven provisión y multiplicación divina donde otros solo ven cinco panes y dos peces, ven mucho donde otros solo alcanzan a ver muy poco, casi nada, nada…

Miremos lo que dice el versículo 17. “Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el muro de Jerusalén, y no estemos más en oprobio”.

La meta final del corazón de Nehemías era edificar el muro, y para ello extendió la invitación a quienes estaban a su lado. Trabajar en equipo debe ser parte vital de nuestra visión, trabajar en equipo no debiera ser una opción sino la regla que rija nuestras actividades, especialmente aquellas que tienen que ver con nuestro crecimiento espiritual.

3) Un Héroe no solo tiene FE, además se MUEVE. El evangélico promedio en nuestras iglesias, ha adoptado una mala costumbre de creer que con tan solo un par de declaraciones, las cosas han de suceder. “Lo tomo”, “Lo recontra tomo”, “Lo arrebato”, “Lo declaro y lo decreto”, etc, son solo algunas de las proclamas que se podrán escuchar en muchas de nuestras reuniones generales. El problema está en creer que por solo hablar y nunca hacer, las cosas ocurrirán.

Se busca por estos tiempos, lograr la mayor cantidad de cosas posibles, entiéndase metas, proyectos y otras yerbas, sin tener que moverse demasiado, casi nada, y muchas de esas actitudes han logrado alcanzarnos. La tecnología hace su trabajo también, nos permite tener todo o casi todo al solo provocar un click, de esa manera evitarnos aquello que tenga que ver con ESFUERZO.

A esta generación bendita, se la conoce o denomina por los sociólogos, como la Generación del Menor Esfuerzo Posible, creo que no hace falta clarificar el concepto. Y para colmo de males, muchas de las cosas que hemos abrazado como Iglesia, tampoco ayudan mucho en este sentido. Es tiempo de cambiarlas…!

Nehemías es la contracara de ese prototipo de Fe que solo declara y no acciona, Nehemías no solo oraba pidiéndole a Dios que las puertas se abran sino que además, salía a golpearlas. Nehemías no solo le pedía a Dios éxito, salía a conquistarlo, no solo reclamaba las promesas de Dios, salía a realizarlas en obediencia. Nehemías sabía que Dios estaría para cuando algún imposible quisiera detenerlo, pero mientras todo fuese posible las cosas dependerían de él.

La Fe que te convertirá en Héroe es aquella que demanda Acción. Para convertirte en Héroe, tienes que saber qué hacer y cómo alcanzarlo. Hoy, si lo quieres, te puedes convertir en un héroe. Tal vez no de una nación, pero sí de tu familia, de tu matrimonio, de tus hijos, de tu barrio o ciudad. Ve y hazlo. Te bendigo!

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, Acompañante Terapéutico, Profesor de Música y Defensor de la Vida. Casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.