¡Lázaro resucita!

Escrito el 05/03/2016 - 5:06pm Por Edric Sánchez Méndez

“Un hombre llamado Lázaro estaba enfermo. Vivía en Betania con sus hermanos María y Marta. María era la misma mujer que tiempo después derramó perfume costoso sobre los pies del Señor y los seco con sus cabellos. Su hermano, Lázaro estaba enfermo. Así que las dos hermanas le enviaron un mensaje a Jesús que decía: ‘Señor tu querido amigo está muy enfermo’ (…) Aunque Jesús amaba a Marta, a María y a Lázaro, se quedó dónde estaba dos días más. (…) Por eso les dijo claramente: -Lázaro está muerto. Y, por el bien de ustedes, me alegro de no haber estadjesuso allí porque ahora ustedes van a creer de verdad. Vamos a verlo”.S. Juan 11:1-3,5,13 NTV

Lázaro era muy amigo de Jesús. Cuenta el relato bíblico que se encontraba gravemente enfermo al tal punto que iba a morir. Vivía en Betania con sus hermanas pero su malestar lo dejó en cama por mucho tiempo. Sus dos hermanas Marta y María le enviaron un mensaje a Jesús acerca del grave estado que se encontraba, de hecho el Salvador del mundo conocía el destino de Lázaro por lo tanto confió en el Padre sabiendo que: la enfermedad de él no terminaría en muerte sino al contrario sucedería para la gloria de Dios.

A pesar que Jesús no fue para Betania tal cual como les solicitó Marta y María, tomó otro rumbo hacia Judea no se alarmó por la noticia de la enfermedad de Lázaro. Los discípulos los acompaño pero se opusieron que volviera porque nuevamente iba ser apedreado, después de hablarles por una pequeña parábola le notificó que Lázaro estaba muerto pero que aquella perdida iba ser un milagro vivo de la gloria de Dios nunca antes visto “la primera resurrección que Jesús iba hacer por el poder de Dios a la vista de los hombres”.

Jesús llegó después de cuatro días, le dijeron que Lázaro había muerto. Judea quedaba a unos kilómetros luego de haber llegado hacia aquel lugar muchos se aceraron a Marta y María a consolarlas, al enterarse Marta que el Mesías se encontraba cerca fue al a buscarlo para dale la noticia, ella le dijo: -“Señor, si tan sólo hubieran estado aquí, mi hermano no habría muerto. Jesús le contesta:- “Tu hermano resucitará”.

María al saber que Jesús estaba cerca fue hacia él para consolarse por la pérdida de su hermano, al verlo cayó a sus pies y dijo: -“Señor, si tan sólo hubieras estado aquí mi hermano lazaronuevano hubiera muerto”. Jesús se conmovió profundamente y lloró a dirigirse hacia la tumba el mormullo de la gente se fue colocando demasiado audible decían: -“¡Miren cuánto lo amaba!” Pero otros decían:- “Este hombre sanó a un ciego. ¿Acaso no podía impedir que Lázaro muriera?”.

Jesús permanecía enojado con Marta y María a causa de su fe porque no creyeron que Lázaro iba a resucitar. Llegaron a la tumba y les pidió que corrieran la piedra María le protestó:-“Hace cuatro días que murió su olor debe ser espantoso”. Corrieron la piedra entonces el Señor dijo:- “Padre gracias por haberme por haberme oído. Tú siempre me oyes pero lo digo en voz alta por el bien de toda esta gente que está aquí, para que crean que tú me enviaste”. Entonces Jesús grito:-“¡Lázaro levántate  y sal de ahí! “Por consecuencia Lázaro salió vendado y se les fueron quitadas las vendas para que todo el mundo lo viera.

La enseñanza refleja nuestra vida cotidiana cuando vivimos con nuestros seres queridos muchos de ellos mueren y otros permanecen por más años cultivando la comunión de no sentirnos solos sino siempre apoyándonos en las situaciones difíciles. Tal vez si llegamos  al contexto actual del año que vivimos es muy diferente al que Jesús anduvo en la tierra haciendo milagros, prodigios y sanidades a los ojos de los hombres, Él murió pero resucitó para darnos vida abundante igualmente la eterna.

Este capítulo de la biblia nos guía a depender de la voluntad de Dios porque Él da  y quita la vida, Él sabe el día, la hora y fecha que partiremos a la eternidad pero debemos prepararnos para estar en el cielo con el Señor.

La angustia se adueña cuando sabemos que aquella persona partió el menos momento indicado, el pánico toma el control de los pensamientos y no se sabe que hacer o actuar. La pérdida de un ser querido es la que se desea evitar pero por causa del designio de Dios nos gana y nos sometemos al propósito que él quiere: bueno, agradable y perfecto.

Acerca del autor
Edric Sánchez Méndez

Venezolano, comunicador, periodismo, sueño hacer todo lo relacionado en los medios de comunicación cristiana, amo la música que adore a Jesús, la lectura es mi mayor hobby.