“Lo que no valoras hoy,…” –

Escrito el 05/09/2013 - 11:10pm Por Diego Carrasco

corona

Todos nosotros, o una gran mayoría de nosotros, hemos leído una y otra vez la historia de vida del Rey Saúl. Este hombre tuvo la gran oportunidad de ser el rey del pueblo de Dios, pero no pudo entender lo que estaba aconteciendo en su vida. En el reloj de Dios era el tiempo propicio, el tiempo de la ocasión para Saúl, pero no supo verla. 

Dice la Biblia que “tiempo y ocasión acontecen a todos”, es decir, hay un momento donde nos vamos a situar frente a una oportunidad para que nuestra vida cambie por completo, nuestra realidad cambia si sabemos entender el tiempo de Dios para nosotros. 

Saúl se dejó influenciar por otras cosas, y empezó a perder de vista la oportunidad que tenía frente a sus ojos. Te pregunto: ¿Cuantas veces hemos tenido chances de mejorar en nuestra vida y las hemos dejado escapar por estar distraídos con otras cosas? Pues bien, así le pasó a Saúl, el resto es historia conocida. 

Comenzó a regirse según sus propios pensamientos y fue dejando de lado aquello para lo cual había llegado al reino, comenzó a hacer lo que le venía en ganas o lo que quiso, abusó de su autoridad,…y finalmente, terminó perdiendo el reinado. Dios levanta a otra persona, y es ahí cuando Saúl entiende lo que estaba sucediendo. Para ese entonces, ya era demasiado tarde, no había vuelta atrás, no había chances de nada. El reinado era historia vieja, el presente decía que Saúl había perdido aquello que no había valorado, perdió lo que tuvo en sus manos y a lo que no supo darle la importancia debida. 

Pregunto: ¿Qué importancia le das a lo que tienes en tus manos hoy? ¿Quieres perderlo y llorarlo mañana? ¿O quieres cambiar para cuidar lo que tienes y conservarlo? ¿Quieres perder tu matrimonio? Valóralo ¿Quieres perder a tus hijos? Cuídalos ¿Quieres perder tu trabajo? Sé responsable ¿Quieres perder tu ministerio? Sé diligente. 

Los resultados finales dependen de tu decisión. Recuerda: “Lo que no valores hoy, es lo que finalmente terminarás perdiendo mañana”. Que tengas un día híper bendecido.

 

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, Acompañante Terapéutico, Profesor de Música y Defensor de la Vida. Casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.