Los Pacificadores

Escrito el 17/03/2015 - 8:43pm Por Diego Carrasco

PACIFICADORES

“Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría,…sus caminos son caminos deleitosos, y todas sus veredas paz”. (Proverbios 3.13 al 17)

El nombre Salomón significa “pacífico”, y él supo hacer honor a su nombre mientras estuvo al frente de su gobierno. El gobierno de este rey sabio duró 40 años, y en su período gubernamental jamás tuvo que afrontar un conflicto con otra nación o pueblo, algo de lo que debieran aprender muchos de los gobernantes actuales.

Una persona sabia entiende que las guerras o conflictos nunca dejarán saldos positivos para nadie, y entonces elige el mejor camino, el de la paz, el de ser pacificadores. Miremos lo siguiente.

“¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con humildad que le da su sabiduría. Pero si ustedes tienen envidias amargas y rivalidades en el corazón, dejen de presumir y de faltar a la verdad. Esa no es la sabiduría que desciende del cielo, sino que terrenal, puramente humana y diabólica. Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase de acciones malvadas. En cambio, la sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión, y de buenos frutos, imparcial y sincera. En fin, el fruto de la justicia se siembra en paz para los que hacen la paz”. (Santiago 3.13-18, NVI)

“Si alguno de ustedes es sabio y entendido, demuéstrelo haciendo el bien y portándose con humildad. Pero si ustedes lo hacen todo por envidia o por celos, vivirán tristes y amargados; no tendrán nada de que sentirse orgullosos, y faltarán a la verdad. Porque esa sabiduría no viene de Dios, sino que es de este mundo y del demonio, y produce celos, peleas, problemas y todo tipo de maldad. En cambio, los que tienen la sabiduría que viene de Dios, no hacen lo malo; al contrario, buscan la paz, son obedientes y amables con los demás, se compadecen de los que sufren, y siempre hacen lo bueno; tratan a todos de la misma manera, y son verdaderos cristianos. A los que buscan la paz entre las personas, Dios los premiara dándoles paz y justicia”. (Biblia Para Todos, traducida al Lenguaje Actual)

Hemos visto dos referencias del mismo texto en diferentes versiones, y todas hacen alusión a lo mismo. El sabio en verdad busca la paz, y como recompensa podrá vivir en paz. El necio en cambio, el que cree ser sabio pero está lejos de serlo, es aquel que busca peleas, conflictos, problemas todo el tiempo.

Hay personas que viven así, peleándose todo el tiempo con todo el mundo, y por cualquier cosa, esa gente evidentemente no demuestra sabiduría, y conviene que te alejes de ellos.

Los textos anteriores nos confrontan en cuanto a tomar la mejor posición frente a personas a las que no le somos agradables o que no nos agradan, batallando al máximo para que, en cuanto dependa de nosotros podamos estar en paz con todos. Otros puede que estén molestos, pero nosotros no podemos permitirnos estar molestos, otros puede ser que hablen más de la cuenta, nosotros debemos ser prudentes en el hablar. Tenemos que tener en cuenta esto: Debemos evitar los pleitos.

Es importante entender esto. No hay un lugar donde no suelan darse los pleitos o peleas, cualquier sitio donde haya 2 o más personas es propenso a que se generen discusiones y que esto a su vez derive en peleas que terminen distanciando a unos de otros, y lo más grave… ¡que haya gente lastimada!

El hogar, el vecindario, el ámbito de trabajo, los ámbitos religiosos, en la escuela, o en la misma calle, son algunos de los lugares donde podremos ver que se generan problemas de esta índole. ¿Cuál es el motor o el móvil? Las pasiones internas, los celos, el egoísmo, el querer ser más que otros, puede ser el dinero, por los amigos, y tantas otros motivos. Otra razón para que se genere un pleito o pelea es una mala respuesta. Mira lo que nos advierte el sabio.

“La respuesta amable calma el enojo; la respuesta grosera lo enciende más”.

Ten cuidado como hablas, ten cuidado como respondes, puedes generar un problema, y seguramente que no lo desearás. El sabio tiene claro como responder, aún ante cualquier provocación que surgiere: con AMABILIDAD.

Mi querido amigo, vivir en paz es un buen deseo, pero debemos pasar del deseo a la concreción, y solo lo lograremos siendo amables, actuando sabiamente. No lo olvides.

¡Que tengas un día híper bendecido!

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé “Más ALTO”, Escritor y Conferencista, casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.