Me hirieron en la iglesia, ¿qué puedo hacer al respecto? 

Escrito el 05/09/2018 - 11:41am Por Alekz Aminadab Mundo

Me han herido en iglesia

Los seres humanos somos crueles porque desde pequeños siempre estamos buscando la forma de cómo ser mejores que otros, de tener lo que no tienen los demás y nos encargamos de restregar nuestros logros y adquisiciones a todo el que se nos cruce con tal de satisfacer nuestro ego. Quizá estás leyendo esto y piensas que eso ya no te aplica porque ya eres adulto o porque ya eres cristiano, pero  la cuestión es que esto va desde subir una foto al Instagram sobre lo ultimo que has comido, decir en público algo que te han obsequiado o has comprado o simplemente presumir de algo que ni siquiera tienes.

El problema se torna en algo peor cuando hablamos y actuamos frente a los demás con la intención de herir y peor aún cuando sucede dentro de la iglesia.

Me han herido en iglesiaSi es cierto que la iglesia es la esposa de Cristo y que está formada por personas que están apartadas para honrar y adorar a Dios y que somos personas que  deseamos ser como Dios desea que seamos. Pero no deberíamos sorprendernos cuando nos llegan a lastimar y nos hieren dentro de la iglesia porque al fin de cuentas, la iglesia todavía peca.

Entonces, ¿cómo es que podemos salir adelante aún en medio de las fallas y heridas de la iglesia? Tenemos que entender que muchas cosas están fuera de nuestro control individual, pero Dios nos ha dado una fórmula simple para caminar a través de cada etapa de la vida con todo tipo de desafíos, penas, heridas y desilusiones. No hay nada secreto o mágico acerca de estos pasos, a excepción del Padre que ama revelar Su poder cuando nos entregamos a todo esto.

1. Permanece en el manual de Dios durante tu dolor.
Atrae tu esperanza de vida y sanidad de la enseñanza de la Biblia sin avergonzarte, inconmoviblemente y sin reservas. Mientras más te centres en la verdad de Dios hablada en amor (Efesios 4: 1-16), más crecerás hacia la madurez y más recursos tendrás a tu disposición para sanarte a ti mismo y evitar herirnos unos a otros.

¡Sigue leyendo la Biblia! aún cuando la tentación de evitarla llegue, continua haciéndolo. Lo que cuenta es que cada día recibamos lo que necesitamos para pasar ese día. Conocer la Palabra de Dios te ayudará a medida que procesas el dolor y encuentras la verdad para guiarte y satisfacerte.

2. Persigue la santidad que esperas en los demás.
Apasionadamente, sacrificialmente y deliberadamente persigue el discípulado de Cristo. Cuando te enfrentas a la traición o la desilusión, requerirá perseverancia: perseverancia sobrenatural. Aprende. Crece. Perdona. Arrepiéntete. Arrepiéntete un poco más. Pelea la buena batalla.  No renuncies a reunirte o relacionarte con los demás. Mantente en el camino del discípulado, sabiendo que a veces será difícil. Confía en que el buen trabajo que Dios está haciendo en ti y en otros creyentes a tu alrededor será en última instancia para el bien de todos los que creen en él.

3. Confía que eventualmente el amor prevalecerá.
Aún si te han herido, ¡ama! Parece imposible en el momento, pero es el llamado de cada cristiano para cada situación. Al final, solo el amor prevalecerá (1 Corintios 13:13) Y sin amor, nuestras vidas serán insignificantes e infructuosas (1 Corintios 13:1-3). El amor cubre una multitud de pecados (1 Pedro 4:8). Por lo tanto, el camino más sabio y seguro es siempre el amor. Ama como si tu vida dependiera de ello.

Me han herido en iglesiaAmar a alguien es buscar lo mejor para él o ella. Inclusive, puedes amar a alguien sin siquiera agradarle. Puedes encontrar a alguien frustrante, pero aún genuinamente y verdaderamente querer lo que mejor para esa persona. El amor no significa evitar las conversaciones difíciles o la responsabilidad de la vida en la vida, sino hacer ese tipo de cosas desde una posición de amor, humildad, misericordia y paciencia que proviene de una mente y corazón como el de Cristo.

Jesús dijo que podías contarles a sus discípulos cómo se aman los unos a los otros (Juan 13:35), y entonces nosotros, que somos amados por él, nos amamos unos a otros, incluso en los días más oscuros y difíciles.

Jesús dijo que podrías distinguir a sus discípulos por cómo se amaban los unos a los otros (Juan 13:35), y entonces nosotros, que somos amados por él, nos amamos unos a otros, incluso en los días más oscuros y difíciles.

Si has sido herido en tu iglesia, lo mejor que puedes hacer es amar, si ama a pesar de todo lo que ha sucedido y lo que te han hecho. No importa que tan cruel haya sido esa herida, a Jesús le hicieron lo peor y aún así los amó hasta la muerte y sigue amando a todos a pesar de sus traiciones.

Por supuesto, ninguno de estos pasos hará que la experiencia o las relaciones de tu iglesia sean perfectas. Pero estas verdades cambiarán la forma en que procesas el dolor que sientes en la iglesia. Ellas cambiarán tu vida. Y eventualmente, por la gracia de Dios, también cambiarán tu iglesia.

¿Qué opinas sobre estos pasos para tratar con las heridas en la iglesia? Cuéntame tus opiniones abajo.

Acerca del autor

Soñador activo, luchador incansable. Comunicador apasionado en radio, periódico y televisión. Soy persistente y determinado, no me doy por vencido con facilidad. Mi misión es inspirar a una nueva generación de personas a soñar más, luchar más y lograr más. Me encanta el teatro, la naturaleza, la música y la ciencia.