Pasa este Jordán

Escrito el 01/08/2017 - 10:50am Por Carlos Hernández Zamora

Cuando pienso en este tema, vienen a mi mente una serie de situaciones en las cuales he sido retado por las circunstancias  de la vida a desarrollar una serie de competencias con el propósito de hacerle frente a una responsabilidad.

Muchas veces no estamos  preparados para ese tipo de desempeño, a veces con una excusa logramos evadir la misión,  pero debido a la carencia y voluntad del recurso humano, nos atrevemos a desempeñar nuevas funciones. Tal caso le sucedió a Josué, una orden expresa en la cual no había que titubear. Josué 1:2 « Pasa este Jordán». No cabe duda que la reacción  fue difícil, tuvo que reprimir su conducta vacilante y empezó a actuar confiando en el poder de Dios. Su reto exigía de una auto-negación para luchar contra una serie de tribus y lograr apacentar a un pueblo que aun con tantas manifestaciones del poder de Dios, todavía no creían en Él.

Las situaciones en la vida, demandan acción ante la toma de decisiones que nadie quiere hacer. Los conflictos de atracción-evitación, de atracción-atracción son muy comunes a tal punto que generan indecisión en nosotros.

Todos los días nos toca pasar el Jordán, cruzar los linderos de la seguridad para comenzar un trayecto en una tierra desconocida donde las señales indican prevención y cuidado. La forma como nos movemos en un campo minado indica bastante precaución, paciencia y sabiduría.

Siempre recuerdo el concepto que se circunscribe al acrónimo FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas). Cada uno de estos elementos es  útil para conocer nuestra situación ante el desempeño en una organización. Hagamos un inventario de todas aquellas habilidades que poseemos, liderazgo, organización, pro-actividad, etc. y las debilidades que son inherentes a nuestra personalidad. Debemos mantener a flote los puntos positivos y atenuar los negativos.

Las amenazas y las oportunidades se encuentran afuera, en nuestro campo de acción. Dios nos ha dotado de una serie de dones que nos facultan para desempeñar muchas funciones en diferentes áreas. Lo interesante de todo esto, es saber que Dios ha iniciado un proceso de calidad en la formación del cristiano. Lo saca del lodo, un lugar fétido y degradante, para darle un baño con la sangre de Cristo, y ser perfumado y vestido con ropaje puro. ¡Qué interesante es saber que también venimos recargados con una serie de aplicaciones personales que debemos de usar en el momento adecuado para solventar una crisis!

Personajes como David, tuvieron muchas debilidades pero lograron enfocarse en sus fortalezas. Creo que su confianza en las promesas de Dios fue la clave para hacerle frente a todas esas amenazas externas que se les acechaban. Fue así como las oportunidades que se le presentaron sirvieron como escenario para el desarrollo de la fe. En su lucha contra el gigante pudo huir pero la confianza en el Todopoderoso le sirvió para ganar la batalla.

Dios siempre nos reta a salir de nuestra zona de comodidad, a salir al desierto para enfrentarnos contra todas las adversidades para que nos armemos de la armadura del cristiano.

En lo personal, me ha tocado pasar el Jordán, no ha sido fácil porque la primera respuesta que tenemos son las excusas, como humano me siento incapaz y es ahí donde somos héroes o esclavos. La vida está llena de esos retos y se nos presentan todo el tiempo.

Jeremías 29:11« Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza». Este versículo garantiza la mano protectora de Dios.  Él tiene un plan para tu vida, tan solo esta ordenándola para prepararte y cumplir una misión. Eres una persona bendecida y el turno se te presentará tarde o temprano.

Muchos reyes tuvieron la oportunidad de gobernar la nación de Israel, pero pocos lograron concluir de manera positiva su reinado, solo aquellos que se dejaron dirigir por la sabiduría de Dios, lograron llegar a la meta.

No sé cuáles son tus retos para este momento, quizás estés atrapado en la cárcel de la inseguridad y la duda. Te mantienes en silencio y lleno de temor, no has logrado dar un paso por miedo al fracaso. ¿Sabes que el fracaso forma parte del aprendizaje?. Se suman para fortalecer las debilidades y orientarlas hacia el éxito.

No te llenes de indecisión, a ningún lado te conducirá. Debes levantarte y dirigir tu vuelo cual águila en las alturas que domina con su vista un nuevo panorama de su existencia. David logró vencer al gigante con todo lo que poseía, con todo lo que él dominaba y llegó ser un héroe de la fe en la historia bíblica.

Hoy es un gran día para empezar. Te deseo éxitos en tu intento y que empieces a cruzar ese Jordán para llegar a la tierra prometida y caminar en la calle de los triunfadores.

 

 

Acerca del autor
Carlos Hernández Zamora

Educador de generaciones, orientado al estudio de la literatura y lenguas extranjeras. Me agrada escribir cuentos y ensayos. Creo en las capacidades de las personas para salir adelante. Analítico en las problemáticas sociales. Constante en el estudio, pues sé que un pueblo educado es un ente libre de la ignorancia. Aficionado a la tecnología, lector activo y participativo de la Biblia. Bloguero de Onda Exclusiva en la sección de «vida cristiana» y «acción social».