Protestantes verdes, ciudadanos del Reino

Escrito el 21/01/2018 - 4:42pm Por Ingrid Ibarra

Cada día personalmente indago en las noticias, y temas que me interesan, cuestión que me ha llevado a leer comentarios de las personas que se definen a sí mismos como “progresistas”. Hoy sobran causas por las cuales levantar la voz, hay gente que la levanta por intereses particulares; hay quienes si están actuando para cambiar ellos mismos y al mundo.

He leído expresiones cómo: “Los cristianos nunca hacen nada  más que discriminar, y juzgar”. Escuchaba a ambientalistas decir que en la cultura occidental por causas de corte religioso, el ser humano actúa en su papel de explotador de la tierra…y hace no mucho leí acerca del concepto de permacultura que surgió en Australia allá por 1970 cuando en la Biblia ya se hablaba mucho antes del correcto trato a la tierra y al prójimo.

Qué desvirtuada visión, pues al contrario de esta idea,  si revisamos el tema, encontramos muchos pasajes bíblicos donde podremos distinguir la idea original. Se mira el rol de responsabilidad que juegan los humanos en este mundo, palabras como “cuidar”, “labrar”, “gobernar”, “fructificar”, “diligencia” se repiten con insistencia en las escrituras.

Como muchas otras devastaciones, el maltrato, descuido, explotación y muerte tiene su raíz en la maldad. En el creernos dueños de todo incluyendo la vida propia y ajena. De lo poco educados instruidos en la ley que ya tenemos a nuestra disposición desde miles de años antes.
Algunos no creen que el mundo se vaya a acabar, pero si miramos lo que la Biblia dice, la verdad es que sí. La pregunta aquí sería si queremos ser parte de aquellos que perversamente ignoran su papel en el reino de este mundo y en el venidero.

No, aquellos que amamos a Dios y su ley no descuidamos e ignoramos la instrucción, sino por el contrario como dice en su palabra: nos esmeramos en cumplir su ley a detalle inspirados en su interminable gracia.

Echemos un vistazo a algunos fragmentos de la Biblia:

ISAÍAS 24:4 Nueva Versión Internacional (NVI)
4 La tierra languidece y se marchita;
el mundo se marchita y desfallece;
desfallecen los notables de la tierra.
La tierra yace profanada,
pisoteada por sus habitantes,
porque han desobedecido las leyes,
han violado los estatutos,
han quebrantado el pacto eterno.
Por eso una maldición consume a la tierra,
y los culpables son sus habitantes.
Por eso el fuego los consume,

¿Ahora qué  acciones puedo tomar en pro de la humanidad y de la tierra? A continuación algunas ideas en diversas áreas:

Agua 

  • Instala un economizador de agua
  • Recolecta agua de lluvia para regar las plantas

Bosques y selvas

  • No dejes basura y recoge la que encuentres, aunque no sea tuya. Muchos animales silvestres mueren por ingerir bolsas, botellas, colillas u otros objetos tirados por los visitantes

Energía eléctrica

  • Usa interruptores de movimiento

Transporte

  • Camina las distancias cortas; haces ejercicio y no contaminas.
  • Utiliza la bicicleta en trayectos cortos y seguros.
  • Afina el motor de tu automóvil, cuando menos cada seis meses.
  • No frenes ni aceleres con brusquedad; esto aumenta la producción de gases contaminantes y el consumo de gasolina.
  • No te estaciones en doble fila; contribuyes a crear embotellamientos y más contaminación.

Consumo responsable

  • Compra productos empacados de forma más sencilla y con menos plásticos.
  • Cuando cambies llantas entrégalas a los distribuidores encargados.
  • Cuando cambies baterias deposítalas en donde realicen su acopio adecuado.
  • Amarra el periódico, las revistas, las hojas de papel y el cartón para facilitar su manejo y traslado. Consérvalos limpios y secos para que puedan reciclarse.
  • Prefiere productos con poca envoltura.
  • Disminuye o elimina tu consumo de palomitas /rosetas de maíz.
  • Adopta una planta en riesgo de extinción

Cuando viajes

  • Elige destinos turísticos cuyos prestadores de servicios sean responsables con el uso del agua, la energía, la biodiversidad, las playas, los bosques y hagan un manejo adecuado de los residuos sólidos.
  • Compra y utiliza los productos y servicios que ofrecen las comunidades campesinas o indígenas. Así ayudas a conservar las áreas naturales y contribuyes a mejorar la calidad de vida de sus habitantes.
  • Toma sólo fotografías de recuerdo; no te lleves plantas o animales.

Sobre todo practiquemos el bien, y el amor que nos coloca lejos del egoísmo. Vivamos la Palabra, manifestémonos con acciones de justicia… como dice su Palabra.

Romanos 8:19, 22 dice:
Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Todos sabemos que hasta hoy toda la creación se queja de dolor y sufre como una mujer con dolores de parto. (PDT)

Acerca del autor
Ingrid Ibarra

Corresponsal de Onda Exclusiva en Hidalgo, México. Amante de las palabras, pero enamorada del Maestro. Comunicóloga, amiga, editora, curadora de contenidos, mortal pero inmortal.