Sea libre de preocupaciones

Escrito el 10/11/2016 - 5:25pm Por Diego Carrasco

 

preocupados

Pasaje. Lucas 10. 38 al 42
“Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero solo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada”.
Vivimos en tiempos de extrema preocupación. Nos preocupamos por nuestra familia, por la economía, la falta de trabajo, etc. Y las preocupaciones nos impiden desarrollar una vida de paz. Las preocupaciones no nos dejan disfrutar de las cosas buenas que Dios y la vida nos regalan. Podemos tener paz en medio de los problemas, en medio de las dificultades, en medio de un mundo complejo podemos tener paz.
Jesús dijo: “Les doy mi paz, pero no como el mundo la da”. Marta es el prototipo de personas que vive agobiada y saturada por las preocupaciones. Es el modelo de persona que no disfruta la vida a causa de las preocupaciones. Son personas que viven estresadas a causa de los conflictos que enfrentan, viven sobrecargadas de angustia.
María, prototipo de personas que saben distinguir lo que es importante para sus vidas. Tenemos que aprender a distinguir aquellas cosas que son importantes y fundamentales para nuestra vida, de aquellas que no lo son. Hay cosas que son importantes y necesarias, otras que solo nos distraen de lo verdaderamente importante.
Quisiera regalarles tres enseñanzas que extraemos de este texto. Sígueme atentamente…
1) Jesús sabe y conoce cual o cuales son aquellas preocupaciones de tu vida. Miremos lo que dice el evangelio de Mateo cap. 6.25 al 36.

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal” .

Por mucho preocuparnos no lograremos que las cosas cambien, solo lograremos causarnos a nosotros mismos una mayor angustia. ¡Cuidado!

2) Jesús quiere que descanses en él de todo aquello que te preocupa. El salmo 55.22 dice: “Echa sobre Jehová tu carga y él te sustentará. No dejará para siempre caído al justo”. Otra versión dice: “Mi amigo, te aconsejo que pongas en manos de Dios todo lo que te preocupa; él te dará su apoyo! Dios nunca deja fracasar a los que le obedecen”. (TLA)
“Confía al Señor todas tus preocupaciones, porque él cuidará de ti; él nunca permitirá que el justo quede derribado para siempre”. (PDT)
Aprende a descansar en la seguridad de que Dios tiene el control de tu vida y de lo que acontece a tu alrededor.
3) Jesús desea tener un encuentro contigo. Es en ese encuentro con su maravillosa presencia donde podemos ser libres de toda preocupación.
El evangelio de Mateo cap. 11.28 dice: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”. “Vengan a mi los que están cansados y agobiados, que yo los haré descansar”. (PDT) “Ustedes viven siempre angustiados y preocupados. Vengan a mi, y yo los haré descansar”. (TLA)
Cuando venimos delante de Jesús con nuestras cargas, él las toma y nos llena de paz, esa paz que no podemos explicar con palabras pero que es real, es genuina, es verdadera. Solo Jesús puede llevar todas y cada una de nuestras cargas, preocupaciones, ansiedad, etc. Pero hay algo que me corresponde hacer a mí: Elegir estar con él. Dijo Jesús: “Solo una cosa es necesaria y esa parte no te será quitada”.
Pero solo él puede darte esa seguridad, nadie más que él. Preguntas. ¿Qué es lo que te preocupa? ¿Qué es aquello que tal vez no te deja dormir por las noches? ¿Qué cosas han ganado terreno en tu corazón, y que te han hecho perder la fe? La preocupación atenta contra la fe. Hoy Dios quiere darte de su paz y quiere que a partir de hoy puedas confiarle tus cargas, tus preocupaciones, tus miedos y temores, tus inseguridades, etc, a él. ¿Te atreverás?
Oración: “Padre Dios, en tus manos deposito hoy toda ansiedad, toda carga o preocupación. Quiero descansar en ti, sabiendo que tú tienes control de todo. Recibo de tu asombrosa e incomparable paz ahora, en el nombre de Jesús, amén”. 
¡Que tengas un día hiper bendecido!
Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé “Más ALTO”, Escritor y Conferencista, casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.