Servicio 3D

Escrito el 24/06/2014 - 7:55am Por Diego Carrasco

TRES D

“Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”. (San Marcos 10.45)

En esta ocasión, quisiera hablar de algunas cosas que no solemos tener en cuenta cuando hablamos de servir, servicio, ser siervos, etc.

Si miramos la vida de Jesús, podemos afirmar que su vida fue una vida de servicio. Una vida de servicio es aquella que se vive pensando en el otro, más que en sí mismo. No podemos afirmar que servimos a Dios sino hay acciones concretas en favor de los demás.

El texto que citamos arriba, nos muestra claramente que Jesús tenía claro al menos dos cosas: 1) Su propósito al venir a la tierra. 2) Lo que involucraba ese propósito.

No podemos servir efectivamente a Dios si desconocemos nuestro propósito en esta tierra y lo que ella implica. Todos los que habitamos este Planeta Tierra venimos con un propósito definido de parte de Dios, y ese propósito involucra el que sirvamos a otros, más allá de lo que elijamos como vocación o profesión.

Servicio 3D tiene que ver con tres aspectos que creo importante tener presentes para medir nuestro servicio. Esos aspectos son: a) Decisión. b) Disposición. c) Dedicación.

a) Decisión: “Determinación ante opciones posibles”. En un determinado momento, Josué se encontró frente a un pueblo dubitativo, un pueblo que no terminaba de definirse, un pueblo que no había establecido aún si seguiría a ese Dios que los había librado de Egipto, que había hecho milagros en medio de ellos, o seguirían en pos de dioses que nada podrían brindarles.

Frente a ese panorama, este servidor de Dios declara al pueblo lo siguiente.

<Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quien sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová> (Josué 24.15)

Al igual que Josué, debemos tener presentes que servir a Dios parte de una decisión que debemos tomar en forma personal. En otras palabras, Josué dijo lo siguiente: <Ustedes hagan lo que quieran, pero mi decisión es servir junto a mi familia a Dios, el Verdadero y Único Dios>.

Pregunto. ¿Haz tomado esta decisión? ¿Tu decisión de servir a Dios, involucra a tu familia? A modo de consejo, te animo a que juntos puedan dialogar respecto a esto, y meditar sobre la importancia que tiene el servicio a Dios juntos como familia.

b) Disposición: “Estado anímico o actitud que se muestra, especialmente para hacer una cosa”. Observemos lo que dijo el profeta Isaías.

<Después oí la voz del Señor, que decía: ` ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?´ Entonces respondí yo: `Heme aquí, envíame a mí ´. (Isaías 6.8)

Este hombre oyó la voz de Dios, una voz que manifestaba una inquietud, y frente a ello, no pudo permanecer indiferente. Todo aquel que desee servir a Dios, deberá aprender a oír su voz, y una vez que ha oído lo que Dios esta manifestando, deberá disponerse a actuar.

Si decimos que Dios nos ha hablado, pero permanecemos indiferentes a su voz, entonces simple y sencillamente corremos el riesgo de ser llamados siervos malos y negligentes, tal como le ocurrió al siervo de la Parábola de los Talentos, en Mateo 25.26.

Debes disponer tu corazón, alma, mente, fuerzas y tu vida entera para servir a Dios. Déjame decirte esto. Nada de aquello que hagas sirviendo a Dios, quedará sin recompensa, pero debes saber que servimos a Dios sirviendo a la gente.

Nuestro servicio a Dios se manifiesta cuando actuamos en favor de aquellos que tienen necesidades, tal como lo hizo Jesús.

Filipenses 2.5 al dice que <Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres>.

¿Estás dispuesto a servir a otros? Recuerda que esa es la esencia verdadera del verdadero siervo. No espera que los demás lo sirvan, sino que él toma la forma de siervo, se despoja de cualquier cosa que pueda impedir su servicio (credenciales, títulos, posesiones, etc) con el solo objetivo de cumplir con su misión.

c) Dedicación. “Entrega intensa a una actividad determinada”. Me encanta esta definición. Lo que destaca al verdadero siervo es la dedicación que tiene hacia la tarea que le ha sido encomendada.

<…y para dar su vida en rescate por muchos>, dice el texto de arriba. Jesús sabía perfectamente que su servicio demandaba su vida entera, que no podía estar a medias, o era todo o nada. El entendió que servir a Dios demandaba todo de sí, que su dedicación debía ser exclusiva y total.

Por eso pudo afirmar que había venido a servir y a dar su propia vida para favorecer a muchos. ¿Tienes en claro que tu servicio debe ser exclusivo a Dios? La Biblia nos cita que no podemos servir a Dios y a las riquezas, por dar un ejemplo, pero bien podemos pensar que el ejemplo podría haber sido otro.

¿Tu dedicación es completa, o todavía hay cuestiones de por medio que no dejan que sirvas a Dios con tu vida entera? Cuando hablamos de dedicación exclusiva no estamos diciendo que necesariamente debemos dedicarnos a algunos de los ministerios más conocidos, llámese apóstol, profeta, evangelista, pastor o maestro.

Podemos servir a Dios siendo empresarios, comerciantes, amas de casa, estudiantes, profesionales, artistas, pintores, escultores, escritores, etc.

Servir a otros es la manera más sabia, inteligente y agradable a Dios en que podemos vivir nuestras vidas.

Termino con estas citas que me parecen interesantes.

<Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro> (Platón)

<Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros> (Albert Einstein)

Recuerda. Servicio requiere de una Decisión, de Disposición, y de una Dedicación total y exclusiva a Dios (entre otros aspectos), que se manifiesta hacia quienes nos rodean. ¡Que tengas un día híper bendecido!

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, Acompañante Terapéutico, Profesor de Música y Defensor de la Vida. Casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.