Sigue la estrella

Escrito el 09/12/2016 - 9:20pm Por Carlos Hernández Zamora

 

sigue-la-estrellaLos aires frescos de diciembre nos llenan de nostalgia. Nuestra mente se nutre con recuerdos de navidades pasadas entre familiares y amigos. Observamos el colorido de esta época en todas partes Los preparativos de una cena familiar y las actividades en las iglesias. Arboles navideños adornados de nacimientos con casitas de cartón y luces de muchos colores que cuando se quema un foquito, en algunos, según el caso, dejan de funcionar.

En la vida cristiana fuimos destinados para ser luces, para iluminar en la oscuridad, Dios quiere que resplandezcamos y que lo hagamos constantemente en el lugar apropiado. La luz del Creador siempre ha simbolizado una señal para la salvación del hombre. Salmos 119: 105 «Lámpara es a mis pies tu palabra y luz para mi camino» Dios ha emitido destellos en medio de la oscuridad para dirigir los pasos del pecador hacia un lugar divino. Sin embargo la humanidad se ha perdido en el libre albedrío. El hombre ha fabricado su propia luz de acuerdo a todos los pensamientos filosóficos propios de cada época.
Quizás hemos traspasado los linderos equivocados y queremos demostrar que somos autosuficientes para seguir en la luz con nuestros propios esfuerzos.
Muchas veces tratamos de brillar con base en nuestros talentos y capacidades, pero como humanos, fallamos constantemente. Cuando no somos capaces de vivir en armonía con los demás no podemos estar en la tierra de la bendición.
Caminar en la calle de la espiritualidad es difícil, constantemente nos encontramos con una serie de elementos llamativos que nos distraen y nos hacen poner la mirada en el Egipto moderno.
Nos falta la capacidad de negarse a uno mismo, llegar al grado de madurez de un Daniel que propuso en su corazón mantenerse fiel ante la corte de un rey que vivía en la ignorancia de un Dios Todopoderoso. Las acechanzas están a la orden del día, en la televisión, en el internet, en la calle, tenemos una lucha constante por salir vencedores y ser leales a la causa del Camino.
Los extravíos son comunes, perdemos la visión y nos internamos en terrenos minados donde caminar es una hazaña. Dios nos ha puesto como luminares en terrenos oscuros para que la luz de su gracia brille y sirva como un medio de salvación para aquellos que están en la oscuridad.
Sé que los modelos a seguir no son los prototipos de la perfección, pues somos personas con bastantes errores pero nuestra misión es mantenernos en la luz. Somos los embajadores del Reino y tenemos que representar con sinceridad la intención de Dios para el pecador.
sigue-la-estellaHermano, quizá tu ropaje se ha ensuciado por el paso del tiempo y el pecado te mantiene esclavizado, te sientes que le has fallado a Jesús y a todos los que confiaban en ti, pero sabes: la sangre de Jesucristo es un jabón especial que quita la mugre del pecado. Isaías 1:18. El constantemente trata con este tipo de situaciones y mantiene una solución constante para que su gracia perdonadora, se manifieste inmediatamente cuando nos arrepentimos.
¿Has sentido en tu corazón un gran vacío que no puedes llenar ni con fama, dinero y posiciones sociales? Ese vacío significa que hay un corazón contrito que está siendo tocado por el poder del Espíritu Santo, que necesita humillarse ante un Dios de amor y de paz.
¿Tratas de huir de la presencia de Dios y te fabricas un mundo ficticio donde el placer es el común denominador y te rodeas de muchas personas para alejarte de tu soledad? Luego, te das cuenta que estás solo en medio de un montón de personas. Jesucristo anda en busca de tu vida.
En esta navidad puedes ver muchas luces, muchas estrellas que iluminan el cielo de la codicia, la lujuria y el materialismo, pero tú puedes divisar la estrella de Jesús en tu vida. Así como aquellos humildes pastores que estaban en el campo escucharon la voz de los ángeles y pudieron llegar a Jesús, así Dios está usando muchos medios para que tu llegues al camino de la salvación.
Siempre recuerdo que la navidad en los países industrializados se celebra mediante la acción de obsequiar presentes a familiares y amigos. ¿Sabes que Jesucristo desde hace mucho ha venido regalando el obsequio de la vida eterna, de la salvación y la humanidad lo ha rechazado?
sigue-la-estrellaDebes hacer una pausa en tu vida, reconoce tus errores y comienza a dirigirte al camino de la salvación. Siempre recuerda que en la historia del hijo pródigo había un padre que todas las tardes se sentaba viendo el camino, con la esperanza de que su hijo regresara y cuando lo hizo, le recibió con gozo y perdón.
Dios quiere caminar contigo, Él se ha acercado a tu vida y como el susurro de un suave viento, pronuncia tu nombre constantemente. Vamos te invito a que vuelvas a Jesús. Deja que el Espíritu Santo te hable y quebrante tu corazón para que tu vida se la entregues nuevamente.
Recuerda que hay una oportunidad para nacer de nuevo. Nicodemo lo sabía, y al igual que él, muchas personas hemos renacido. Quizá no somos los mejores, pero estamos en un proceso de madurez y al igual que tú, un día le abrimos la puerta del corazón a Jesús y desde ese momento somos nuevas criaturas.
Sabes, el tiempo de su venida está cerca, el reloj de Dios poco a poco está marcando el regreso de su venida, y viene por un pueblo, un pueblo que lo ha estado esperando durante mucho tiempo.
Haz la reservación para irte con Cristo y al igual que Mefiboset empieza a disfrutar de todas aquellas bendiciones que habías perdido.
Dios te bendice.
Feliz Navidad.

Acerca del autor
Carlos Hernández Zamora

Educador de generaciones, orientado al estudio de la literatura y lenguas extranjeras. Me agrada escribir cuentos y ensayos. Creo en las capacidades de las personas para salir adelante. Analítico en las problemáticas sociales. Constante en el estudio, pues sé que un pueblo educado es un ente libre de la ignorancia. Aficionado a la tecnología, lector activo y participativo de la Biblia. Bloguero de Onda Exclusiva en la sección de «vida cristiana» y «acción social».