Piensa en el peor momento de tu vida. Ese en el que no podías ver a Dios. Todo a tu alrededor era color desesperanza. Meditando en ese tipo de experiencias...

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter