Todos nosotros, o una gran mayoría de nosotros, hemos leído una y otra vez la historia de vida del Rey Saúl. Este hombre tuvo la gran oportunidad de ser el rey del pueblo de Dios, pero no pudo entender lo que estaba aconteciendo en su vida. En el reloj de Dios era el tiempo propicio, el tiempo de la ocasión para Saúl, pero no supo verla.  Dice la Biblia...