Usa lo que tienes

Escrito el 03/09/2013 - 10:35pm Por Diego Carrasco

«No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy».

hand-palm-5-empty¿Te has puesto a pensar que el ser humano tiene la tendencia a preocuparse y enfocarse siempre en aquello que le falta o no tiene, en lugar de pensar que es lo que se tiene? Esa es una de las razones de tanta insatisfacción. No se disfruta lo que se tiene, hasta que por alguna razón,…lo perdemos todo! Estamos siempre mirando lo que nos falta.

No avanzamos más de lo que pudiéramos hacerlo, porque según nuestra óptica, nos falta esto, o aquello, o lo otro, etc., siempre falta algo!

Pedro y Juan iban al templo, y en el camino se encuentran con una persona en necesidad. El pedido de limosna no hizo más que corroborar lo que a simple vista se observaba. El hombre, que llevaba tiempo allí, solicita una limosna, pero obtiene la respuesta menos esperada: “No tengo plata ni oro”.

Tristeza, decepción, y cuántas cosas más habrán cruzado por la mente de este hombre. Pero la respuesta no quedó ahí. “Lo que tengo te doy”. No podemos dar lo que no tenemos, pero necesitamos empezar a dar lo que sí tenemos, porque eso producirá cambios en los que están a nuestra alrededor, vacíos, sin fe y sin esperanza, y lo que ellos necesitan, tú y yo lo tenemos!

Piensa un momento. Si ellos hubiesen mirado aquello que no tenían, nunca hubiesen producido el efecto que finalmente se produjo cuando decidieron hacer uso de lo que sí poseían.

Cuando tú yo hacemos uso de lo que Dios nos ha dado, alguien más será tremendamente bendecido. Piénsalo! Lo que tú tienes vale y mucho, porque tiene procedencia divina. No subestimes lo que tienes en tu mano.

Hay una necesidad real, genuina y profunda en quienes nos rodean, y eso solo lo perciben aquellos que pueden sacar sus ojos de sí mismos para dar de gracia lo que de gracia han recibido.

Insisto. Que no podemos dar aquello que no tenemos, es una gran verdad, pero digo, si en lugar de seguir mirando lo que no tenemos nos fijamos un poquito en lo que hemos recibido, y lo ofrecemos a quién está a nuestro lado, quizá en una de esas, logremos cambiarle la vida a alguien, en el nombre de Jesús. Que tengas un día híper bendecido.

 

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, Acompañante Terapéutico y Profesor de Música. Casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.