Visión clara

Escrito el 06/05/2014 - 2:44pm Por Diego Carrasco

vision-clara

“Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. Aunque la visión tardare aún por un tiempo, más se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará”. (Habacuc 2.2 y 3)

Hay una serie de enseñanzas que quisiera compartir, pero antes de ello, quisiera que veamos nuevamente el texto citado arriba, pero en otra versión de la Biblia.

“El Señor me contestó: Escribe en tablas de barro lo que te voy a mostrar, de modo que pueda leerse de corrido. Aún no ha llegado el momento de que esta visión se cumpla, pero no dejará de cumplirse. Tú espera, aunque parezca tardar, pues llegará en el momento preciso”.

¿Qué es una visión? Podemos definir como visión, `a una imagen mental que tenemos acerca de algo´.

Evidentemente, este profeta estaba siendo testigo de algo que Dios le estaba mostrando, y ese algo tenía que ver con lo que Dios iba a hacer en un futuro, quizá no muy lejano.

La Biblia resalta de manera categórica, que, `sin visión el pueblo perece´, por lo tanto es de suma importancia que no solo a nivel pueblo tengamos visión, sino también a nivel personal, familiar, etc.

Hay una frase que dice lo siguiente: `Cuando no tienes una visión clara para tu vida, terminaras formando parte de la visión de otro´.

Ahora bien, ¿Por qué es tan importante tener una visión para mi vida? Porque una visión es como un mapa que muestra el camino que debemos recorrer para llegar a nuestro objetivo. Cuando tienes una visión sabes concretamente hacia donde vas y lo que debes hacer para llegar al sitio del cumplimiento  de la misma.

En cambio, cuando no hay una visión clara no sabes que camino tomar, pierdes tiempo, energía y dinero que te fueron dados para el cumplimiento de esa visión.

Sin visión clara, estas destinado al fracaso; sin visión, simple y sencillamente…pereces!

Algunos puntos importantes.

1) Escribe la visión. Detalla en papel (o pc personal) la visión que tienes acerca de lo que Dios te ha pedido o te ha mostrado. Algo escrito es más difícil de olvidar, en cambio, algo no escrito se torna vago o difuso, no es claro, pierde precisión. Dios mismo le dice al profeta, `escribe lo que ves´. Una visión clara y precisa te mantendrá enfocado, caso contrario, vivirás distraído por cosas que nada tienen que ver con ella.

Escribir lo que ves le da seriedad al asunto, le estás diciendo a quienes leen tu escrito lo importante que es para tí lo que detallas allí. Tienes que tener una visión para tu propia vida, tu familia, tu ministerio, trabajo, emprendimiento, etc. Una vez que tengas claro cuál es, escríbela, detalla lo que es importante (tiempo, recursos humanos y materiales, etc.), léela a diario, pon recordatorios en los lugares que frecuentas a diario (oficina, habitación, etc.) Solo así podrás saber cuando se ha cumplido. Por algo Dios mismo se encargó de que la Biblia quedara escrita, para mostrarnos cuál es su visión!

2) Factor tiempo. `…tardará aún por un tiempo´. Todo en la vida lleva un proceso, y ese proceso lleva en si mismo un tiempo. Nada es mágico, nada es de repente, hay tiempos para cada cosa.

La Biblia misma nos enseña en Eclesiastés, que `todo tiene su tiempo´. (Eclesiastés 3.1)

Cuando Nehemías pensó en reconstruir los muros de la ciudad que había sido destruida por los enemigos, calculo los recursos que necesitaría para la obra, y aún el tiempo que le llevaría hacerlo, que también es un recurso irrecuperable sino es bien aprovechado. Y trabajó arduamente para lograrlo en el plazo fijado!

Entendamos esto. Dios maneja un reloj distinto al nuestro, y lo que para nosotros puede ser tarde o temprano, para Dios es el momento exacto.

3) Costo de la visión. Toda visión demanda una gran inversión de esfuerzo, dinero, y tiempo. Y ese tiempo dependerá de cual sea nuestra actitud frente a la tarea que debemos desarrollar. Una visión necesitará que demos todo de nosotros con el solo objetivo de ver su cumplimiento.

Sino estamos dispuestos a invertir e invertirnos en la visión, no sucederá nada entonces. Si la gente que nos rodea ve que nosotros no estamos dispuestos a ser los primeros en sacrificar aquello que la visión demanda, entonces ellos no lo harán tampoco, porque entenderán que no es importante.

Muchas veces, la visión demandará precios altos, pero necesarios para su cumplimiento.

Otra de las cosas que muchas veces deberemos enfrentar como parte de la visión, es la Oposición. La padeció Josué, también Nehemías, y tantos otros que la Biblia nos menciona. La oposición puede ser interna y/o externa, y para ello necesitamos sabiduría de Dios para saber tratar con ella.

Pregunto. ¿Tienes una visión clara y precisa para tu vida? ¿Qué visión tienes para los próximos 5 años en tu vida, familia, matrimonio, empresa, ministerio, trabajo, etc? Si aún no lo tienes claro, ponte entonces manos a la obra, no te permitas seguir viviendo sin tener una visión clara. De lo contrario, ya sabes lo que sucederá…!

Que tengas un día híper bendecido!

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, Acompañante Terapéutico, Profesor de Música y Defensor de la Vida. Casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.