5 secretos para ser feliz

Escrito el 10/02/2015 - 10:34am Por Diego Carrasco

SECRETOS

En este primer post del año, quisiera compartirles algunos puntos para tener una vida plena, una vida feliz, partiendo como siempre desde lo que nos dice la Biblia.

Seguramente que podremos encontrar muchos puntos más de los que pueda enumerar aquí, pero quiero comenzar con algunos, y probablemente en algún otro artículo, enumere algunos aspectos más.

Punto número 1. Olvide su pasado. ¡Qué curioso es que la mayoría de las personas viven mal a causa de lo que han vivido en el pasado, hipotecando de esa manera su futuro! Alguna decepción amorosa que no han logrado superar y que no les permite volver a intentar con libertad en el presente su realización en ese plano tan importante para el ser humano.

Recuerdos de esa infidelidad de la que fuiste victima que no te deja vivir plenamente hoy, imágenes de la estafa que sufriste a manos de tu socio amigo que te quitó las ganas de volver a emprender algo en esta vida, las palabras de tu líder que aún hoy resuenan en tu interior y te dicen “Nunca lo lograrás”, etc, etc. Eventos del ayer que enferman nuestro hoy y anulan de esa manera toda posibilidad de vida en nuestro mañana. Miremos lo que dice la Biblia.

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas”. (2º Corintios 5.17)

Si tú estás viviendo en Cristo, entonces debes saber que lo viejo quedó atrás, y que hay cosas nuevas que están preparadas para ti hoy. Olvida los fracasos y decepciones del ayer, aprende de ellos para no volver a repetirlos, pero déjalos allí… ¿Has cometido errores? ¿Has vivido situaciones difíciles? No sigas atado a eso, porque no podrás ser feliz si sigues arrastrando esa carga. ¡Sé libre de tu pasado difícil!

Punto número 2.  Agradece por lo que tienes, y no te quejes por lo que falta. Dice la Biblia que debemos “Dar gracias en todo, porque esa es la voluntad de Dios”. La ingratitud parte del vivir disconformes, de no valorar todo aquello que hemos logrado o alcanzado, allí es donde nace la queja, la murmuración,… ¡y donde empieza a gestarse la incredulidad!

Aprende a ser agradecido. Tienes muchas cosas por las cuales dar gracias a Dios, mira a tu alrededor, saca tus ojos de tu propio ombligo y observa que tienes a tu cónyuge sano, agradece que puedes abrazar un día más a tus hijos, que la comida no falta en tu mesa, que tienes un hogar, etc. Ser feliz resultará fácil si somos agradecidos. Desafortunadamente, algunas veces tenemos que sufrir una perdida para apreciar lo que teníamos antes de perderlo. Así que no des las cosas por sentado. Mira lo que ya tienes y pronto tendrás muchos motivos para ser feliz. Puedes empezar con las cosas simples.

Punto número 3. Hazte responsable por tu vida. La irresponsabilidad es la que nos lleva a vivir huyendo, porque en el fondo sabemos que hemos tomado malas decisiones. Adán intentó vivir escondido, lejos de Dios, cuando se dio cuenta que había cometido una irresponsabilidad.

Somos libres cuando somos responsables por nuestros actos, cuando podemos hacer frente a las consecuencias de lo que hemos decidido, de lo contrario, solo nos convertimos en personas irresponsables, que no son dignas de confianza.

¡Adán, no culpes a Eva por haber comido de la manzana, y tú Eva, no culpes a la serpiente por haberte seducido. Háganse responsables por sus decisiones! Eso es ser maduros, cuando nuestra vida es nuestra responsabilidad, y no culpamos a nadie por lo que sucede o nos sucede.

Punto número 4. Sueña y realiza los sueños. José, un muchachito de tan solo 17 años tuvo sueños diferentes a los de sus hermanos, que tan solo se conformaban con seguir la tradición familiar. Cuando tienes sueños que te sacan del montón, tendrás que forjar tu carácter, solo así podrás llegar. Un carácter forjado es lo que permitirá que no caigas camino a la meta, es lo que mantendrá tu vida cuando todos han cedido a la presión.

Punto número 5. Cuida los pequeños detalles. En el libro de Cantar de los Cantares se nos habla de unas pequeñas zorras, que tenían como objetivo destruir los viñedos, arruinándolos y dejándolos totalmente destruidos.

Cuando no cuidamos los detalles, suelen entrar “pequeñas zorras” que arruinan nuestro matrimonio, la relación con nuestros hijos, la relación con nuestras amistades, nuestro ministerio, nuestra profesión, etc. No se trata de mega detalles, son cosas pequeñas que van creciendo hasta hacerse grandes cosas que provocan la ruina. Recuerda esto: una pequeña fuga puede hundir un gigantesco buque. No lo olvides.

Estoy seguro que anhelas que la felicidad sea el común denominador de tu vida, pues bien, aquí hay una serie de secretitos que te ayudarán.

¡Que tengas un día híper bendecido!

 

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.