¡Hazlo!

Escrito el 10/05/2017 - 11:37pm Por Diego Carrasco

¡Hazlo!

«Todo lo que te viniere a la mano para hacer, HAZLO según tus fuerzas;…» Eclesiastés 9:10 –

«Y todo lo que podamos hacer, hagámoslo con ALEGRÍA». Eclesiastés 9:10 –

La Procrastinación, Postergación o Posposición es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.

Existen dos tipos de individuos que ejecutan esta acción:
* Procrastinadores Eventuales, cuya actitud evasiva no se repite habitualmente.
* Procrastinadores Crónicos, cuya conducta evasiva es constante y repetida en el tiempo.

¿De qué estamos hablando? De aquellas personas que tienen el mal hábito de vivir postergando aquello que es importante en su vida. Viven postergando decisiones, viven postergando proyectos, metas, sueños, postergan un sinfín de cosas que más tarde lamentaran no haberlas atendido cuando era el tiempo justo.

Ahora bien, es importante conocer la razón de dicho hábito. Quienes viven teniendo esta actitud de postergar sus compromisos o responsabilidades, de dejar todo para después, tienen una serie de características tales como: creencias irracionales, producto de una pobre autoimagen y auto concepto de sí mismos, que los lleva a verse imposibilitados de poder alcanzar o lograr algo. El Perfeccionismo y el miedo al fracaso son otros de los motivos por los que mucha gente vive postergando ciertas cosas a lo largo de su vida.

Pensamientos tales como: «¡Nunca lo alcanzaré!», «¡Yo nací para el fracaso!», etc. hacen de muchas personas rehenes de la pasividad, impidiéndoles el avance y desarrollo de sus propias vidas. ¿Conoces personas así? Seguro que sí…

El sabio nos recomienda que todo aquello que venga a nuestra vida lo hagamos, y que además, lo hagamos con alegría. Pablo nos agregaría a esto, que lo hagamos como para Dios, sabiendo que de él recibiremos recompensa.

Quiero darte, en las próximas líneas, algunos consejos prácticos para que puedas desarrollar aquellas cosas que están en tu corazón. Presta atención…

1) Deshazte de todas las excusas. Mientras haya una excusa en tus labios, tendrás cero productividad. Las excusas son la razón por la que muchos viven vidas por debajo del nivel que podrían experimentar si las quitaran. Pregunto. ¿Cuántas veces has utilizado alguna excusa para justificar tu inacción? Pues bien, deshazte de todas y cada una de ellas, quítalas, mientras no lo hagas nada conseguirás…

2) Da un pequeño paso. Un dicho dice así: «Un viaje de mil millas comienza con un simple paso». Empieza haciendo algo pequeño y que forme parte de tu responsabilidad, pero,… ¡hazlo! Sal de ese estado de pasividad y comienza a construir lo que deseas. Sal de los puros deseos y métete en la realidad de construir algo nuevo.

3) Toma decisiones y hazte responsable de ellas. Vivimos en un mundo de suma irresponsabilidad, nadie se hace cargo de nada, pero esto no es nada nuevo, viene desde los comienzos de la historia. Sí, ya sé, es culpa de Adán y Eva, o de la serpiente, o de la manzana, etc…

Una vez que tomes una decisión, hazte responsable de lo que ocurra y pelea por lograr algo que sume a lo que deseas alcanzar.

4) Por último, usa una agenda. Parte del desorden de mucha gente es que no tiene orden, tan simple como eso. No tienen orden en su economía, en su tiempo, etc, entonces todo lo malgastan. Usa agenda para anotar aquello que es importante para ti, tu tiempo debe ser bien administrado porque es el primer recurso con que cuentas, y lo usas mal, nada podrás alcanzar.

Mi querido amigo, querida amiga, la Biblia nos dice en Filipenses 4.13, que todo lo podemos en Cristo, porque él nos fortalece. Deja de dar vueltas y empieza a construir una nueva y buena vida. Pero empieza hoy, no mañana porque el mañana no te pertenece, ¡empieza hoy, ahora!

Todo lo que alcances a lo largo de tu vida está directamente relacionado con aquellos hábitos que formes a lo largo de ella, y si la postergación toma control de tu vida y no lo cambias, entonces desperdiciarás tu vida por completo. Dios está de tu lado para favorecerte. ¡Vamos, HAZLO! Te bendigo…

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.