Ponernos de acuerdo

Escrito el 01/10/2013 - 10:16pm Por Diego Carrasco

pareja

“¿Andarán dos juntos, sino estuvieren de acuerdo?” – Miremos lo que significa la palabra acuerdo. “Decisión tomada en común por dos o varias personas sobre alguna cosa”. Acuerdo también que ver con un pacto, trato, convenio.  Ahora voy a citar el texto del comienzo en una versión más actualizada.

“Si dos personas andan juntas, es porque están de acuerdo”. Esto que parece tan sencillo de entender, a la hora de ponerlo en práctica es lo más difícil. Luego explicaré porqué afirmo que acordar no es tan simple como leer su definición.

“Les aseguro que si dos de ustedes se ponen de acuerdo, aquí en la tierra, para pedirle algo a Dios que está en el cielo, él se lo dará”. Estas palabras que acabo de citar son palabras del mismo Jesús, y notemos bien que él dice que si tan solo dos personas se logran poner de acuerdo en pedirle algo a Dios, él se lo otorgará.

Acordar es: “Determinar algo de común acuerdo, o por mayoría”. Nadie debería unirse a otra persona, sino está de acuerdo en algo. Muchas veces, en medio de la “ilusión” del matrimonio, las personas no conversan temas que son fundamentales para una buena convivencia. Antes de continuar con el tema del acuerdo, tenemos que saber que hay algo que es sumamente importante a la hora de lograr ese convenio, ese pacto, ese acuerdo, y es el tema de la comunicación. ¡Si, has leído bien! No puede haber acuerdo si antes no hay buena comunicación.

Comunicación significa: “compartir algo, poner en común”. Debemos saber que sin una buena comunicación es absolutamente imposible llegar a algún tipo de acuerdo.

Debemos llegar a un acuerdo acerca de cómo queremos construir nuestra pareja, debemos acordar respecto a como se utilizará el dinero que ingresa, acordar respecto a la cantidad de hijos que tendremos, el sitio en que viviremos, debemos acordar respecto a las amistades que se permitirán, etc. Seguramente que hay muchas cosas más para tener en cuenta, tú sabes que cosas son importantes para tí y tu pareja, háblenlas, chárlenlas, comuníquense de manera honesta, seria, con madurez y sin interrupciones de por medio.

Cuando tengan que hablar, háganlo, no posterguen ese momento, porque la postergación genera sospechas, amarguras, tensión, y mucho más. Respeten los acuerdos establecidos previamente, no los rompan así nomás! La falta de acuerdo produce demasiados conflictos en los matrimonios y eso es lo que lleva a las parejas a ver como una “buena alternativa” la separación, el divorcio. Y deben recordar a diario que lo único que hará separación entre ustedes será la muerte, pero mientras estén ambos con vida, deben corresponderse mutuamente uno al otro, tal como lo han pactado.

El acuerdo es un principio espiritual muy fuerte, que bien aplicado producirá enormes beneficios para la pareja. Quiero hablarte de 3 cosas que tenemos que tener en cuenta para que haya un buen acuerdo. Presta atención.

1) Tiene que haber 2 o más personas involucradas que tengan intenciones, serias, honestas de establecer un buen acuerdo, un buen pacto. En el caso del matrimonio, están la mujer, el hombre y Dios, quien fue el ideador del matrimonio, y quien está más que interesado en extender su bendición a la nueva pareja.

2) Ese acuerdo debe beneficiar a los implicados, debe favorecer a cada uno de ellos. Si eso no sucede, es probable que haya problemas en el futuro, que seguramente querrán evitarse.

3) Para el beneficio de ambos, cada una de las partes debe aprender a ceder cuando sea necesario, en sus opiniones, pensamientos, ideas, intereses, proyectos, etc, solo con el fin de no perjudicar a su compañero, y de evitar que lo que un día los unió, hoy sea motivo de desunión.

El desacuerdo producirá demasiados problemas, traerá mucho dolor y momentos de extrema tensión entre los miembros de la pareja. Piénsalo! El hecho de pensar cosas diferentes u opuestas es lo que produce la necesidad de acordar, de conciliar, de ver que es lo mejor para la pareja. Ten por seguro que el desacuerdo en la relación entre las personas involucradas, entre sus ideas u opiniones terminará derivando en peleas.

Mi querido amigo, querida amiga, el poder que genera un acuerdo funciona tanto para el bien, como para el mal. Y cada vez que haya un acuerdo Dios traerá su bendición, o su castigo. En el caso de la pareja, del matrimonio, Dios quiere acercarse con su bendición. Dios quiere y está más que interesado en hacerle bien a tu pareja, a tu matrimonio, quiere darle todo su respaldo. Dios tiene pensamientos de bien para tu matrimonio. Ponte de acuerdo con tu cónyuge ya! Que tengas un día híper bendecido.

Acerca del autor
Diego Carrasco

Hola, soy Diego Carrasco, vivo en la ciudad de General Roca, Provincia de Río Negro, sur de la Republica Argentina. Pastor de Comunidad de Fé "Más ALTO", Escritor y Conferencista, casado con Paula y padre de Tomás, Matías, Julieta y Paloma, mis ángeles. Busco constantemente ser una fuente de inspiración para otros.